Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una leyenda de verdad

Alberto Molina, el hombre que más veces defendió la blanquiazul, se emociona al enfundarse la camiseta del Centenario | «Me haría feliz que el Tenerife ganara el derbi, pero más aún volver a verlo en Primera»

Alberto Molina recibe a EL DÍA en su domicilio de Santa Cruz, junto al barranco de Santos. Delia Padrón

A Alberto Molina Navarro se le ilumina la mirada cada vez que le recuerdan que es el futbolista de la historia del CD Tenerife que más veces lució la blanquiazul. «Para mí es un orgullo que me lo digas», responde feliz de enfundarse la camiseta del Centenario. «No la había visto hasta que ustedes me la han traído a casa», dice, complacido por la visita de EL DÍA a su domicilio, a unos metros del santacrucero barranco de Santos.

«Que todavía se acuerden de mí me llena el alma», afirma desde la modestia el hombre que en más partidos oficiales ha defendido el escudo y los colores del Tenerife. Emblema para la institución y ejemplo para las nuevas generaciones, nació en Las Palmas y, según dice, aquello debió de ser «un error que comete cualquiera». Socarrón como el que más, echa en falta más carácter, garra y determinación en el fútbol de ahora. Pero no ha menguado su pasión por un Tenerife al que representó tantas veces como nadie.

Aunque le hubiese gustado que el club se acordase de sus leyendas para presentar una indumentaria tan especial, aprovecha estas páginas para felicitar al responsable del diseño de una camiseta que define en dos palabras: «Preciosa y fabulosa». Molina resiste a los achaques de los años, conserva una memoria prodigiosa y destila orgullo de pertenencia al club y a su historia. «Es bonito haber llegado a un momento tan interesante como el Centenario», dice.

«Han acertado los que han querido celebrar esta fecha simbólica con una camiseta como ésta. A mí todo lo que sea blanco y azul me encanta, pero es que han conseguido que esta indumentaria evoque los partidos de antaño». Se le nota emocionado mientras enciende la radio para informarse de las últimas noticias sobre el derbi. «Estos políticos no se ponen de acuerdo», bromea respecto al gran foco de atención de la semana.

Cuenta Molina que hay muchos jugadores con los que ha llegado a sentir una identificación especial. «Con Ricardo, que ya no está; por supuesto con Suso o Vitolo, que fueron dos grandísimos capitanes; y también en Cristo Marrero me vi reflejado en su forma de defender estos colores». De los que ahora están en nómina, lamenta la situación de Alberto, «un muy buen chico» al que veía rasgos de central contundente y rudo, como era él. Pero está seguro de que esta elástica «se la ponga quien se la ponga el domingo, va a defenderla como se merece».

Es una camiseta que da alas, sugiere. «Yo me la he puesto... y ya siento algo especial», concluye.

Compartir el artículo

stats