Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Sumamos un punto que no merecimos»

Ramis, muy enojado con la actuación de los suyos, subraya que solo reaccionaron tras el 1-0

Luis Miguel Ramis, ayer en Cartagonova. LaLiga

Luis Miguel Ramis, técnico del Tenerife, se mostró anoche muy enojado con la actitud de sus jugadores y con la puesta en escena que ofrecieron en Cartagonova, donde vio sobre el terreno de juego a un rival muy superior al representativo excepto en los últimos 20 minutos de la contienda. El profesional tarraconense advirtió en público de que no tolerará a sus futbolistas que se repitan idénticas señales a las que pudieron costarle la derrota en este partido. «Nos hemos salvado de irnos sin nada» sentenció.

En su particular relato del encuentro, fue especialmente crítico con las prestaciones ofrecidas por el Tenerife. «Hemos hecho 70 minutos muy flojos, no al nivel nuestro. A raíz de que nos han tocado la cara, hemos espabilado. Y es lo que no voy a permitir», fue su primer mensaje, tajante en la sala de prensa tras consumarse el cuarto empate de la temporada para los blanquiazules.

A juicio de Ramis, la expulsión de Dauda dio alas a los suyos y les aproximó la opción de igualar. Hasta entonces, ocurrió «lo que se podía vaticinar al descanso, es decir, que el Cartagena se adelantase e hiciese gol». «Sin hacernos excesivo peligro en acciones claras, sí daba la sensación de que ellos nos podían hacer daño con la gente que tenían arriba», verbalizó Ramis sobre los primeros minutos del partido.

Luego, valoró la capacidad de respuesta del Tenerife. «Hemos reaccionado y la expulsión nos ha ayudado, encima con los jugadores que habíamos metido, a llegar con velocidad y con superioridades. Mellot estaba sufriendo con Dauda y al irse Dauda, Shaq Moore nos ha dado verticalidad y profundidad» indicó en relación a la permuta que introdujo en el segundo acto.

«Los rivales cuando juegan contra el tercer clasificado salen a morderte los tobillos», señala

decoration

Muy sincero

«Nos llevamos un punto que no hemos merecido, sinceramente», razonó. Dicho lo cual, reflexionó sobre el alto grado de motivación del Cartagena y su gran actuación de ayer. «Los rivales cuando juegan en su casa y también en tu casa muchas veces se crecen contra el tercer clasificado. Salen a morderte los tobillos y eso ya no te puede sorprender. Tiene que haber un ejercicio de responsabilidad y de autogestión de cada uno; es algo que está más que hablado», dijo, refiriéndose a los usyos.

«Hay que pensar rápido, ser fiable en campo propio, evitar robos... y hemos sido lentos y además defensivamente no llegábamos muchas veces a la presión. Hemos entrado en esa inercia en la que el rival te ha llenado de piedras la mochila. Quieres correr, pero el rival es más rápido que tú. Eso ha pasado y nos hemos salvado de no sumar nada», comentó el entrenador.

Para el jefe del banquillo blanquiazul, «el equipo tiene mucho más para poder expresarse de lo que he visto hoy [por ayer] en Cartagonova».

Por último, habló ayer del estado de un Shashoua que fue suplente. Según comentó, las sensaciones del británico han sido mejores en las últimas horas e invitan al optimismo ante los venideros duelos frente a Lugo, Eibar y Zaragoza. «Está bien después de unos días que han sido un vaivén de sensaciones con él. En las últimas 48 horas ha ido bien; no queríamos que diese un paso atrás y se ha sentido fenomenal sobre el ampo. Esperamos que ya a partir de ahora podamos contar con él para próximos partidos», cerró.

Luis Carrión: «Me estaba divirtiendo»

Luis Carrión, preparador del Cartagena, confesó que se estaba «divirtiendo» con el juego de los suyos hasta que llegó la determinante expulsión de Dauda por doble amarilla y, a continuación, el gol de Enric que impidió ganar a los locales. «El equipo ha estado muy bien hasta quedarse con uno menos, que es cuando el Tenerife se ha ido arriba del todo. En líneas generales hemos hecho un muy buen partido», indicó. «Sientes un poco de impotencia porque hemos sido capaces de encontrarle muchos espacios al Tenerife. Hemos salido bien e incluso me estaba divirtiendo de ver a mi equipo, pero luego nos ha faltado ser agresivos y tener calma en situaciones puntuales como la expulsión de Dauda», reiteró. «Creo que no se le puede achacar mucho al equipo. Yo creo que hemos materializado todo aquello que pensábamos podía hacerle daño al Tenerife, que es un rival que no suele conceder. Estaba saliendo todo perfecto, tanto en la primera como en la segunda parte, pero no hemos podido sumar los tres puntos», completó Carrión.

Compartir el artículo

stats