Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La genialidad de un currante

Un gesto técnico sublime vale a Enric Gallego para firmar su tercer gol de la temporada l «Es diferencial», valora Corredera

Enric Gallego, en la secuencia del 1-0.

Se le cuestionó hasta la úlcera por su edad o su trayectoria más reciente, pero Cordero tenía claro que tenía que estar en esta plantilla. Enric Gallego vino con la responsabilidad de ser resolutivo. Y lo está siendo. Ayer fue el gran protagonista.

Corría el minuto 17 de la primera parte cuando Enric Gallego se ocupó él solito de desatascar el partido con una genialidad propia de otra dimensión y otra categoría. Apretaba la Real B, que se había hecho dueña del balón casi en propiedad; y fue entonces cuando apareció el catalán, providencial. Un control de excepción y una ejecución magistral dieron lugar a un golazo descomunal, sin discusión entre los más brillantes que haya firmado el Tenerife en lo que va de temporada. El Heliodoro se vino abajo y rindió gestos de pleitesía a su 18, que celebró su acción delicatessen sin efusividad ni aspavientos, como si la que había liado no fuese con él.

Tal vez esperaba Gallego a que el VAR validase su gol, protestadísimo (sin razón) por los jugadores donostiarras, que tampoco daban crédito a lo que acababan de ver sobre el campo. Fue la genialidad de un currante, de un futbolista hecho a sí mismo, de un fichaje que muchos –ya no– discutían por su edad. Fue también el abrazo al gol de un delantero que necesitaba el acierto como el comer. Hacía semanas que no veía puerta y el de ayer iba a ser su tercer tanto desde que llegó.

Buena parte del mérito fue también de Alexandre Corredera, que está siendo el pasador más efectivo del representado y este domingo también lo fue. Su asistencia a Gallego fue la antesala de un grandísimo gol. «Lo hemos comentado toda la semana en los entrenamientos y esta mañana [por ayer] en el hotel. Siempre me dice que si quiero seguir mejorando meta esos pases al delantero porque ahí no tengo nada que perder. Le he hecho caso y me alegro mucho porque ha salido bien y ha marcado», destacó el pivote, que se deshizo en elogios hacia el delantero centro. «Es un jugador diferencial en la categoría», subrayó.

Los tres goles de Gallego le sitúan en las cifras que ansía para este curso. Llamado a ser decisivo en la trayectoria blanquiazul, se ubica solo por detrás de los dos pichichi del proyecto insular, Zorrilla y Shashoua, ambos con cinco dianas. En total, son diez los jugadores que se reparten los aciertos del Tenerife, que destaca no solo por su altísimo número de victorias (diez) sino por su altísima fiabilidad defensiva, cada vez mayor.

Compartir el artículo

stats