Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran reclamo es Xabi Alonso

El exfutbolista del Real Madrid, Liverpool y Bayern vuelve al Heliodoro como entrenador del Sanse, filial de la Real Sociedad | Su trayectoria sigue los pasos de otros jugadores retirados que triunfan en los banquillos

Xabi Alonso, en el banquillo visitante de La Romareda, esta temporada. LaLiga

El CD Tenerife vuelve a jugar en casa por segunda semana consecutiva (domingo, 17:15 horas) y el gran aliciente en las filas del rival no está en la delantera, ni en la portería, tampoco en un revulsivo ilustre ni en un exblanquiazul que vuelva a casa. El principal reclamo del partido que viene es quién será inquilino del banquillo visitante del Heliodoro.

Internacional en tres Eurocopas consecutivas (dos veces campeón), partícipe de tres Mundiales (y ganó el de Sudáfrica) y futbolista en tres de los clubes con más solera del continente y el mundo: Real Madrid, Liverpool y Bayern de Munich. Sin discusión, Xabi Alonso es uno de los exjugadores de la selección más reconocibles de la historia contemporánea de La Roja.

Con un trabajo sesudo y un método altamente efectivo, el ahora técnico del Sanse ansía unirse al selecto club de entrenadores que triunfaron nada más colgar las botas y que viajaron de la brillantez de su juego al magisterio en los banquillos. O sea, seguir los pasos de Guardiola, Luis Enrique o de su amigo Zidane, sin ir más lejos. Ahora bien, Alonso quiere hacerlo a su manera. Sin prisas. Marcándose él mismo cuál será su camino. Y lo más importante, eligiendo también la velocidad a la que avanza como técnico.

Estilo

El profesional tolosarra pasó por la cantera blanca, de donde adquirió la metodología y la forma de trabajar. No obstante, la gran elección de su todavía incipiente –pero exitosa– carrera como entrenador la hizo el director deportivo de la Real Sociedad, Roberto Olabe, cuando señalaron a Xabi para capitanear el ambicioso proyecto para su filial.

«Yo creo que más allá de su no experiencia, su momento vital le llama para estar cerca de su club, de su territorio. Es un tipo que ha conocido el Sanse, lo que significa la promoción hacia el primer equipo por caminos tampoco demasiado sencillos, otras competiciones, modelos y métodos, otros entrenadores», señalaba el director deportivo en el momento de su presentación. No se equivocaba. Alonso había aprendido de algunos de los mejores técnicos del mundo. Desde Toshack a Guardiola, de Benítez a Mourinho.

Y para estrenarse, lo hizo a lo grande. No solo marcó con nitidez su impronta, es que logró resultados sobresalientes. Lo primero fue armar un Sanse competitivo; lo siguiente, imbuir al equipo en un clima de confianza en el trabajo realizado hasta el punto de codearse con los mejores en Segunda B. Primera consecuencia: un ascenso. Y una vez aterrizados en el balompié profesional, advierte Alonso de que no han venido «a pasearse por la categoría». Y así lo han demostrado desde el comienzo liguero. Es el segundo equipo de la Real un rival temido por los demás, respetado por los adversarios y admirado por cual es su ADN.

Para Alonso, no será nueva la experiencia de venir al Rodríguez López, escenario que visitó como futbolista de la Real y también del Madrid. Con los merengues se paseó por el verde capitalino en el último año en Primera de los blanquiazules (1-5).

Ahora, la situación es distinta. Mientras el representativo pugna por mantenerse en las posiciones cabeceras y acercarse al ascenso directo, el Sanse de Xabi es un equipo armado para pelear por la permanencia. Y aunque muchos le vean como claro aspirante a dirigir al primer equipo o incluso decantarse por alguna oferta foránea, el entrenador más mediático de Segunda lo tiene muy claro. «Cada uno toma sus propias decisiones. Yo trato de dar los pasos que yo decido y no ser empujado a algo. Tengo la ambición de entrenar a un equipo de la élite, pero no tengo prisa. Estoy feliz donde estoy», avisa.

Compartir el artículo

stats