Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Heliodoro, el margen de mejora

Un Tenerife con un mayor porcentaje de puntos a domicilio que en casa, recibe a un ascendido en alza, el Burgos l Ramis recupera a Gallego, de baja en los cuatro últimos partidos por una lesión, y a Míchel y Mollejo

Ficha del encuentro entre el CD Tenerife y el Burgos. E. D.

En siete partidos a domicilio, el Tenerife lleva el mismo número de victorias (4) que en toda la temporada pasada fuera de casa. Con registros históricos, 13 puntos de 21, es el mejor visitante de la Segunda 2021/22. Ahí, poco más se puede pedir. En cambio, colocando el nivel de exigencia a la altura de un candidato a competir por el ascenso, en el Heliodoro sí habría espacio para un margen de mejora. De momento, el recorrido es de un empate (Sporting), un triunfo (Ponferradina), una derrota (Mirandés), una victoria (Amorebieta) y el tropiezo con el Éibar. En resumen, 7 puntos de 15. Si en los viajes sumó el 62 por ciento de los puntos por los que compitió, en casa se quedó con el 46 por ciento.

Por todo esto, el encuentro de hoy se presenta como una oportunidad para aumentar la producción como anfitrión. Después de cortar un brote de racha negativa –amenazante por los malos resultados en el derbi y ante el Éibar– con el 1-2 en Leganés, el equipo de Ramis recibe a uno de los clubes ascendidos, al mejor de los cuatro hasta la fecha, un Burgos en alza gracias a una serie de un empate (Lugo) y dos victorias (en Oviedo y ante el Huesca) que le sirvieron para iniciar la décima tercera jornada en el puesto número diez, con 4 puntos menos que un Tenerife que aspira a recuperar la cuarta plaza –bajó a la séptima por los resultados del viernes y de ayer–.

El conjunto de Julián Calero es un novato que, en palabras de Ramis, «le ha cogido el pulso a la categoría». Como prueba, un par de datos. Después de doce partidos, es el menos goleado de la categoría (10), empatado con el Fuenla y el Zaragoza. En el apartado anotador no sobresale, pero concentró en sus tres últimos partidos siete de los trece goles que lleva: uno al Lugo y seis repartidos a partes iguales al Real Oviedo y al Huesca.

Los blanquiazules suman dos más a favor, mientras que en el bagaje defensivo presentan la particularidad de haber encajado en los siete últimos encuentros al menos un gol. Visto de otra manera, Juan Soriano no deja su puerta a cero desde el 0-2 en Valladolid del 12 de septiembre. En cualquier caso, se trata de un matiz que no «preocupa» a un Luis Miguel Ramis que tiene razones de sobra para no repetir la alineación del último partido; y no por el resultado, que fue positivo, sino por factores añadidos como el más que probable regreso a una convocatoria de Enric Gallego –recuperado tras el esguince que sufrió en Almería hace más de un mes–, Míchel y Mollejo –de baja en Butarque por estar sancionados–, pero también por la conveniencia de hacer rotaciones en una semana que incluirá la visita al Ibiza este jueves.

En ese reparto de esfuerzos no parece que vaya a quedarse fuera, al menos de inicio, Elady, elevado a la categoría de máximo anotador del Tenerife con su doblete en Leganés. La duda está en si repetirá como 9 o si, en el caso de que Enric sea titular, jugará en una banda.

La gestión de este tramo del calendario a cargo de Ramis deja abiertas múltiples opciones en la elección de un once, al menos de puertas afuera. La ventaja está en que, visto lo visto, todas ofrecen garantías en el intento de apurar el margen de mejora del Heliodoro.

Compartir el artículo

stats