Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rebelión de los novatos

El Tenerife sumó el 42 por ciento de los puntos que disputó en partidos de Liga ante los equipos ascendidos a Segunda División a partir de la temporada 2014/2015

Nikola Sipcic, rodeado de rivales en el partido Tenerife-Amorebieta del pasado 10 de octubre. María Pisaca

Los equipos ascendidos le han dado más de un disgusto al Tenerife. El equipo de Ramis sufrió para imponerse al Amorebieta en el Heliodoro y el próximo lunes recibirá al Burgos. En las siete últimas temporadas, los blanquiazules jugaron 57 partidos ante rivales de este tipo y solo pudieron vencer 19 veces, doce de ellas en el Heliodoro.

El próximo lunes visitará el Heliodoro Rodríguez López uno de los cuatro equipos que ascendieron a Segunda División al final de la temporada pasada, el Burgos CF. No es el primer rival de esta procedencia al que se mide el Tenerife en este curso. Ya recibió al Amorebieta, al que derrotó con apuros por un ajustado 2-1 que sirve de muestra de las dificultades con las que se ha encontrado el representativo en duelos ante los novatos en la categoría. A partir de la Liga 2014/2015, solo pudo sumar el 42 por ciento de los puntos que disputó frente a estos oponentes.

En casa.

Casualidad o no, al Tenerife le ha costado superar a los recién llegados, tanto en sus salidas como en casa. De los 29 encuentros que jugó como local desde el citado curso, contando el del pasado 10 de octubre con el Amorebieta, el equipo tinerfeño sacó adelante doce, por una decena de empates y siete derrotas. Trasladado a puntos, el balance es de 46 de 87 posibles, o sea, el 52 %.

Tomando como referencia la etapa iniciada por el Tenerife en 2013 en la ahora llamada LaLiga Smartbank, en el recinto santacrucero ganaron rivales ascendidos con nombre, como Real Oviedo, Nástic (14/15) o Sabadell (20/21), pero también otros sin ningún recorrido en el ámbito profesional, como Reus (16/17), Fuenlabrada (19/20) o el refundado Logroñés (20/21). También lo hizo el filial del Barcelona en enero de 2018.

Fuera.

En cuanto a las comparecencias en estadios de estreno –o de vuelta– en la Segunda División, el saldo es inferior. Los blanquiazules disputaron 28 partidos fuera de casa en las últimas siete temporada –en la 21/22 todavía no ha ido a Lezama, Burgos, Ibiza ni San Sebastián– y se tuvieron que conformar con sumar los tres puntos en siete ocasiones. Además, empataron cinco y perdieron dieciséis, lo que deja una proporción del 29 % de los puntos.

En la versión visitante, la peor Liga de todas fue la 2014/2015, ya que el Tenerife, entrenado por Álvaro Cervera, no sumó nada en los viajes para competir ante el Racing, Leganés, Llagostera y Albacete. Es más, el técnico fue despedido después de un 3-2 en el Carlos Belmonte (da la casualidad de que otro ascendido, el Logroñés, provocó el despido de Fran Fernández, por un 0-1 en 2020). Luego, en la siguiente temporada, el Tenerife no pasó de un único punto, el logrado en Huesca. Por contra, cayó en los campos del Real Oviedo, Nástic y Bilbao Athletic. Tampoco le fueron muy bien las cosas en la campaña 2018/2019. El equipo insular salió de vacío de los estadios del Mallorca, Extremadura y Elche, y conquistó en la casa del Rayo Majadahonda su única victoria de ese ejercicio a domicilio. A modo de compensación, el Tenerife de la Liga 21/22, ya entrenado por Luis Miguel Ramis, venció en Castellón y Sabadell y empató en Cartagena. El único tropiezo se produjo en Las Gaunas, ante el Logroñés (1-0).

Tampoco en la 16/17.

Por temporadas, ni siquiera la que estuvo a punto de acabar con el ascenso a Primera –la 2016/17–, suavizó la relación con los novatos, al menos lejos del Rodríguez López. El equipo preparado por José Luis Martí salió victorioso en Liga del Ramón de Carranza, pero no tuvo la misma suerte en las canchas del UCAM (1-0), Reus (0-0) y Sevilla Atlético (0-0). Los blanquiazules se volvieron a medir con el Cádiz en ese curso, en una promoción de ascenso a Primera que deparó triunfos por 1-0 a favor de cada uno y el premio de la clasificación de los tinerfeños para la gran final.

Los antecedentes avisan al Tenerife de Ramis con vistas al partido ante un Burgos que llegará a la Isla dentro de su mejor racha.

Compartir el artículo

stats