Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife

De la coraza a la vida terrenal

A partir de la sexta fecha, el equipo de Ramis no ha logrado dejar su puerta a cero

Luis Miguel Ramis, durante el partido del sábado en Las Palmas. Andrés Cruz

El Tenerife pasa de encajar solo un gol en las cinco primeras jornadas -en la inaugural-, a recibir nueve en la media decena de partidos disputados posteriormente

Cuando el CD Tenerife comenzó el partido de la sexta jornada de Liga ante el Mirandés, en el Heliodoro Rodríguez López, lo hizo con el respaldo de unos registros defensivos al alcance de pocos equipos. A partir del gol del jugador del Fuenlabrada Álex Mula en el minuto 67 de la jornada inaugural (1-2), Juan Soriano no encajó ninguno en los cuatro encuentros posteriores, ante el Sporting (0-0), Oviedo (0-0), Ponferradina (2-0) y Valladolid (0-2). Y en la sexta fecha no fue batido hasta el frenético final que dejó sin sumar a los blanquiazules en el estadio por primera vez en la temporada. Tras ese 1-2 con el Mirandés, la tendencia empezó a cambiar, al menos en cuanto a la respuesta defensiva.

La trayectoria del Tenerife en las diez jornada de Liga consumidas, refleja una evidente diferencia en la primera mitad respecto a la segunda. En los cinco primeros encuentros, el equipo de Luis Miguel Ramis solo encajó el citado gol en Fuenlabrada. Visto desde otro ángulo, fue un tanto en contra en 450 minutos de competición, racha que creció hasta el 82 de la sexta jornada, cuando Simón firmó una de las dos dianas que le dieron el triunfo al Mirandés.

De esos cinco partidos iniciales con un gol en contra, el Tenerife pasó a recibir nueve en los cinco posteriores, empezando por los dos del club de Anduva y siguiendo con el 3-1 en el campo del Almería, el 1-2 de la visita al Huesca, el 2-1 de la victoria en casa ante el Amorebieta y el reciente 2-1 en el derbi. En ninguno de estos encuentros, el equipo de Luis Miguel Ramis logró dejar su portería a cero, objetivo que sí consiguió desde la jornada segunda a la quinta.

Dentro de este giro surge un dato llamativo: siete de estos nueve goles encajados en los cinco últimos partidos se produjeron del minuto 70 en adelante. Quitando dos tantos más o menos tempraneros, el que logró Joaquín (31’) en El Alcoraz y el anotado por Jonathan Viera el pasado sábado (27’), los demás llegaron cerca o dentro del último cuarto de hora. El Mirandés remontó con los aciertos de Simón en el 82’ y en el 96’; el Almería rompió el 0-0 gracias al penalti de Ramazani (72’) y amplió la renta con un remate de Sadiq (75’) y el autogol de Sipcic (87’); el Amorebieta metió presión con un cabezazo de Etxaburu en el 70’; y Álvaro Lemos decidió el clásico del fútbol canario con un centro que terminó colándose en la portería de Soriano en el 92’.

Casualidad o no, la respuesta defensiva del Tenerife está siendo ahora más terrenal que antes.

Compartir el artículo

stats