Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Nos dejaremos la vida para ganar el derbi»

Ramis destaca el «mérito» que tuvo su equipo para vencer a un rival incómodo como el de ayer

Luis Miguel Ramis e Íñigo Vélez de Mendizábal, en el saludo previo al inicio del partido. María Pisaca

Aunque inicialmente confesó que no tenía en ese momento el partido en Las Palmas «en la cabeza», Luis Miguel Ramis tuvo el detalle de compartir una primera reflexión sobre lo que le espera al Tenerife el próximo sábado en el estadio de Gran Canaria. «Es un partido señalado y precioso, una fiesta del fútbol canario», recordó esperando que se vea «un gran» encuentro y asegurando que sus futbolistas se dejarán «la vida» para intentar sumar los tres puntos.

Aparte de esta introducción al clásico, el técnico del Tenerife puso de relieve el «mérito» que tuvo su equipo para salir victorioso en un encuentro condicionado por la expulsión de Jérémy Mellot, a quien no disculpó por la acción de su segunda amarilla. «Hubo una falta previa, pero luego se equivocó, así de sencillo», opinó. «Fue un error que tuvo su peso en el partido y que puede suceder, porque a veces la mente viaja más rápido que la lógica», añadió el técnico.

Con o sin Mellot, a Ramis le pareció un partido «muy incómodo» el disputado ayer ante la Amorebieta. «Defender una ventaja durante tantos minutos con un futbolista menos tiene su mérito, y más contra un rival que te acosa y te somete tanto con balones centrados al área, y que lo que hace, lo hace muy bien», comentó Ramis.

En tono autocrítico, reconoció que el Tenerife no ofreció ayer su mejor versión. «No nos hemos parecido a nosotros, a lo que queremos», afirmó. «Nos parecimos a un equipo que tenía que responder a una situación determinada», añadió refiriéndose a las características de un Amorebieta que se ha convertido en un adversario «tremendamente incómodo».

El tarraconense siguió explicando que la pérdida de Mellot provocó un desajuste en el trabajo de presión. «Ellos pudieron encontrar así un poco más de circulación, pero no con juego interior, ya que no lo manejan tanto, pero sí con centros al área cada vez más cercanos», apuntó. «En la segunda parte defendimos bien esos centros, pero generaban mucho peligro. Dimos respuesta ante un rival muy incómodo y nos adaptamos a todo eso», declaró antes de advertir de que los cambios que fue introduciendo sirvieron para controlar el centro del campo. «Solo defendiendo no íbamos a sacar adelante este partido», aseveró.

Ramis admitió que no fue un partido «brillante» del Tenerife. «Faltó continuidad en el dominio durante la primera parte y todo se complicó con la expulsión».Con todo esto, aprovechó la ocasión para confesar que se siente «orgulloso desde hace tiempo» del grupo que entrena. «Son capaces de hacer este tipo de partidos». En esa línea, remarcó que la plantilla tiene un sentido colectivo que se demuestra en momentos como el que se produjo por la doble amarilla a Mellot. «No tengo dudas de que lo tienen. Lo sacaron para defender el resultado ante un rival que te somete, que te lleva al límite en atención, y eso tiene mucho mérito. No me sorprende. Soy consciente de la energía y la madurez que hay en este equipo, y de lo que un compañero es capaz de hacer por el otro». El entrenador también tuvo palabras para el debutante David Rodríguez. «No me lo pensé ni un segundo», dijo refiriéndose al momento en el que optó por dar entrada al campo al canterano. «Lleva trabajando con nosotros desde la pretemporada y realizó un partido extraordinario con la dificultad que había. Debutar en esas circunstancias no es nada sencillo». Por último, dirigió su mirada a la grada, en sentido figurado, y agradeció el apoyo que ofrecieron los más de 12.000 espectadores que acudieron al Heliodoro. «El estadio estaba precioso. El público empujó muchísimo. Nos ayudó en todo momento. Espero que sigamos dando razones para que la afición siga viniendo y que lo haga cada vez en mayor medida», finalizó el técnico del Tenerife.

Íñigo Vélez: «Estamos dolidos»

Íñigo Vélez de Mendizábal se mostró resignado por el resultado de la primera visita del Amorebieta al Heliodoro. «Estamos dolidos», comentó en rueda de prensa. «Cuando se quedaron con un jugador menos íbamos perdiendo por 1-0, pero quedaba toda la segunda parte», recordó. «Encima, con el penalti se puso la situación más complicada. A partir de ahí no hubo mucho ritmo, pero fue algo normal porque el Tenerife estaba en inferioridad. Al menos pudimos marcar el 2-1 y tuvimos alguna ocasión clara, pero nos sentimos dolidos por marcharnos a casa sin puntos», manifestó el técnico del Amorebieta tras el encuentro de ayer.

Compartir el artículo

stats