Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife

Elady se amolda a lo que le pidan

«Firmé por el Tenerife, no para una posición concreta, sino donde quiera el míster», dice el andaluz, que podría volver a jugar de delantero el sábado si Gallego no se recupera

Elady Zorrilla pugna por un balón en el partido del viernes en Almería.

Elady Zorrilla se apunta a lo que haga falta. Jugador de banda izquierda como ubicación natural, el jienense ya tuvo que hacer –y sin desentonar en abolsuto– de falso nueve durante varios amistosos de la pretemporada y también en los dos primeros encuentros ligueros. Reconversión momentánea para paliar la ausencia de un delantero nato en el CD Tenerife. Con Enric Gallego el puzle encajó sin forzar nada, pero este sábado las piezas podrían volver a distribuirse de otra manera. Y es que si el ariete catalán no se recupera a tiempo del esguince de tobillo sufrido el viernes contra el Almería, Elady tiene muchas papeletas para ocupar el sábado, contra la SD Huesca, la demarcación más cercana a la portería rival. Al andaluz no le inquieta para nada.

«Yo firmé un contrato con el Tenerife. En mi contrato no ponía que tenía que jugar en una posición concreta; ni banda izquierda, ni banda derecha, ni delantero ni mediapunta... Estoy a lo que requiera el míster y donde Ramis me quiera poner, jugaré», afirmó ayer –tras el primer entrenamiento de la semana– Zorrilla, dispuesto a hacer de nueve, si la situación lo requiere, en El Alcoraz. Sí admite Elady que se puede «sentir más cómodo en un lado que en otro», pero enseguida dejó claro que «por ganas, ilusión y darlo todo en el campo, no va a ser» independientemente de su ubicación sobre el verde. «Estoy para lo que el míster quiera, y si le toca jugar a otro en esa posición hay que callarse, apretarse las botas y achuchar», insistió el de La Puerta de Segura.

Sea en una banda o de cara al marco rival, Elady deja clara su ambición colectiva y personal. «Obviamente me gustaría llevar algún gol más de los que llevo. Y van a llegar, estoy seguro, porque como juega el equipo dispongo de ocasiones. Eso no me preocupa en exceso», comenta el futbolista blanquiazul, que alaba el estilo de juego promulgado por Ramis. «El Tenerife está siendo un equipo reconocible; un equipo que quiere la pelota y que tiene su seña de identidad. Debemos basarnos en eso, porque con lo que hacemos en el campo acabarán pasando más cosas buenas que malas», comenta en este aspecto.

Cuando el conjunto blanquiazul salta a El Alcoraz habrán pasado casi ocho días desde su derrota en Almería. Tiempo suficiente para que el vestuarios tinerfeñista haya reseteado tras sus dos últimas derrotas. «Sabemos que las lamentaciones no sirven para nada y debemos centrarnos en el partido de Huesca», comenta Elady, para reconocer también que es los propios integrantes del equipo «a quienes más les duele». «Pero estoy seguro de que el sábado daremos una buena cara e iremos a por los tres puntos, porque el Tenerife debe ir a ganar a cualquier campo. Será un rival complicado pero estamos capacitados para ganar en cualquier sitio», argumenta el jienense.

Un propósito en el que, según Elday, es básico corregir algunas deficiencias mostradas en los últimos encuentros. «Hacemos muchísimas cosas buenas, aunque también algunas malas, porque si no, iríamos primeros. Y esas hay que corregirlas, pero también incidir en lo que hacemos bien», apunta, para señalar igualmente que «el equipo no ha merecido estas dos derrotas, sobre todo la del Mirandés». «En Almería estuvimos muy bien durante 60 minutos, aunque cuando nos meten el gol nos partimos un poco y crearon más ocasiones. Seguiremos trabajando para que eso no ocurra, mientras que arriba trataremos de meter las que tengamos para encarrilar los partidos», concluye a modo de deseo.

«El trabajo diario es un espectáculo»

Más allá de las prestaciones globales en este inicio liguero, el discurso optimista y ambicioso de Elady se sustenta en lo que ve en los entrenamientos de su equipo. «Debemos ir paso a paso, pero nuestro trabajo diario es un espectáculo, con la gente comprometida al cien por cien, tanto los que juegan como los que no», señala el atacante blanquiazul. El andaluz aboga ahora «por tener esa pizca de tranquilidad». «No debemos volvernos locos porque esto te cambia en una semana. Estamos en un buen camino, y en un sitio privilegiado por el que 15 o 17 equipos se cambiarían ahora mismo», pone en perspectiva Zorrilla antes de una advertencia final. «Estamos trabajando muy bien, pero que nadie crea que esto será sencillo. Se va a sufrir mucho y tendremos que pelar sin renunciar a nada. Nos dejaremos hasta la última gota que nos quede en el cuerpo para llevar al Tenerife hasta lo más alto», concluyó.

Compartir el artículo

stats