Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Jorge a Pinilla, el póker de Pucela

El futbolista tinerfeño puso en ventaja a los blanquiazules en el primer triunfo insular en Zorrilla y el catalán cerró el último l> Los de Ramis tratarán de conquistar el quinto

Pinilla marcó el último gol del Tenerife en un triunfo en Valladolid | | EL DÍA

Pinilla marcó el último gol del Tenerife en un triunfo en Valladolid | | EL DÍA

El Valladolid es uno de los equipos a los que más veces se ha enfrentado el Tenerife en partidos oficiales. El de mañana (15:00) será el número 63 entre castellanos e isleños y el trigésimo segundo en el estadio José Zorilla, nuevo a partir de 1982. En esas visitas, los blanquiazules regresaron a casa con el triunfo cuatro veces; la más reciente, el 9 de marzo de 1997. Desde esa fecha, el representativo se ha tenido que conformar con cinco empates como mejores resultados. Y no es que no lo haya intentado más de una vez. Los locales no perdieron ni uno de esos 13 últimos encuentros. El balance es de ocho victorias caseras y las citadas cinco igualadas.

La única alegría del representativo en el viejo José Zorrilla se produjo en mayo de 1977, en la penúltima jornada de Segunda División. Jorge Fernández y Maciel anotaron los tantos tinerfeños, mientras que el brasileño Vicente firmó la única diana blanquivioleta. El técnico Mariano Moreno alineó esa tarde a Domínguez, Aparicio, Julio Durán, Kraus, Rafa, Pepito, Chiqui, Jorge, Medina, Illán y Maciel. Los tinerfeños pelearon por el ascenso en el tramo final de la Liga 1976/77. Se quedaron a 5 puntos de ese objetivo. Por su parte, el Valladolid cerró el ejercicio en la mitad de la tabla.

E

Contra Pepe Moré.

El siguiente triunfo en Zorrilla llegó en la máxima categoría. A comienzos de febrero de 1990, Quique Estebaranz encarriló la victoria del Tenerife (1-2), no sin emoción en los últimos minutos por el acierto de Jankovic ante la portería defendida por Zeoli. El guardameta uruguayo jugó de inició junto a Albert Ferrer, Manolo Hierro, Francis, Revert, Toño, Isidro García, Eduardo Ramos, Víctor, Quique Medina y Rommel Fernández. Xabier Azkargorta acabó tirando de los suplentes y dio entrada a Salmerón y Perico Medina. En el banquillo local se sentó Pepe Moré, quien terminaría dirigiendo al Tenerife más tarde, en la 2004/2005.

Los blanquiazules eran novatos en Primera y tuvieron al Real Valladolid como uno de los rivales directos en la pelea por la permanencia, meta que cruzaron los dos con apuros, sobre todo los tinerfeños, ya que se vieron abocados a la disputa de la promoción ante el Deportivo, de la que salieron ganadores.

E

Ramis, en el césped.

Después de un descenso a Segunda con un inmediato regreso a Primera en 1993, el Valladolid volvió a retomar la relación de enemigo íntimo con el Tenerife. Y de esa conexión salió otra victoria isleña en Pucela. Entre otros, la vivió como protagonista en el césped el actual técnico blanquiazul, Luis Miguel Ramis. Con Vicente Cantatore al frente, el Tenerife se impuso por un contundente 1-4, resultado que no habría sido el mismo sin la efectividad de Juan Antonio Pizzi, autor de un hat-trick. Chano se unió al festival anotador de un equipo que salió al terreno de juego con Marcelo Ojeda, Julio Llorente, Luis Miguel Ramis, César Gómez, Percy Olivares, Chemo del Solar, Nacho Conte, Chano, Juanele, Toni Pinilla y Pizzi. También intervino Ezequiel Castillo como reserva. Aquel Tenerife, de camino entre el que triunfó con Valdano y el que subiría todavía más el listón con Jupp Heynckes, terminó la Liga en un discreto décimo quinto puesto. El Valladolid fue penúltimo, pero no bajó, ya que fue uno de los clubes rescatados para cubrir las vacantes dejadas por Sevilla y Celta, descendidos por razones no deportivas y repescados ese mismo año para convertir la Primera en una Liga de 22 participantes.

E

El último.

El cuarteto de triunfos en Zorrilla se completa con el 0-2 logrado por el Tenerife de Jupp Heynckes el 9 de marzo de 1997 ante el Valladolid de Cantatore. Juanele y Pinilla aportaron los tantos (0-2) de un equipo que avanzaba en el calendario con una apretada agenda por su inolvidable trayectoria en la Copa de la UEFA (fue semifinalista). Precisamente, los blanquiazules vencieron en Pucela solo 5 días después de la derrota en el Heliodoro ante el Brondby (0-1) correspondiente a la ida de los cuartos de final de la desaparecida competición continental. Los tinerfeños acabarían remontando esa eliminatoria en Dinamarca. Volviendo al partido en Valladolid, el entrenador alemán se decantó por una alineación formada por Ojeda, Llorente, Mata, Ballesteros, Motaung, Dani, Neuville, Chano, Pinilla, Felipe y Juanele. Nyathi, Vidmar y Robaina también tuvieron minutos. Fue un Tenerife que se marchó de vacaciones como noveno clasificado, dos puestos por detrás de un Valladolid que pudo clasificarse para participar en la Copa de la UEFA.

Compartir el artículo

stats