Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exigencia desde la autocrítica

Luis Miguel Ramis reconoce que el Tenerife viene de hacer, ante la Ponferradina, el peor partido defensivo de la temporada l> «Si eso pasa en Valladolid, no ganamos»

Luis Miguel Ramis dirigirá hoy un entrenamiento en el Heliodoro Rodríguez López antes del viaje a Valladolid.

Luis Miguel Ramis dirigirá hoy un entrenamiento en el Heliodoro Rodríguez López antes del viaje a Valladolid. CDT

Detrás de los buenos números del Tenerife en el inicio de la temporada hay un sinfín de matices que no escapan al análisis detallado que llevan a cabo a diario Luis Miguel Ramis y sus ayudantes. Aunque no lo parezca, no todo está tan bien, y el entrenador es el primero en reconocerlo, seguramente con el firme propósito de introducir correcciones, por activa o por pasiva, con vistas al partido más cercano, en este caso, el de este domingo ante el Real Valladolid en Zorrilla.

Solo hay que poner la lupa en el triunfo de la jornada anterior para encontrarle un sentido a las advertencias del técnico. «Fue nuestro peor partido en defensa», afirmó refiriéndose a un enfrentamiento que, a pesar de eso, terminó de la mejor manera, con un 2-0 sobre la Ponferradina. «El equipo no estuvo bien y concedió algunas situaciones», añadió convencido de que si la respuesta defensiva es la misma ante el Valladolid, el resultado será otro. «Si hacemos lo mismo, no ganaremos», avisó.

En definitiva, Ramis señaló que en la plantilla no debe existir la «sensación de que todo está bien». Esa tendencia a la autocomplacencia provocó más de un disgusto la temporada pasada, tal como admitió el míster blanquiazul. «Notamos que cuando cogíamos una buena inercia, al tercer partido hacíamos cosas muy diferentes, habiendo trabajado e insistido en lo mismo», recordó ayer en una rueda de prensa telemática. «Y no era un tema de metodología ni de intensidades, porque intentábamos plantear todas las semanas de la mejor forma posible y con la mayor implicación posible, pero a veces caíamos en ese colchón que nos daban esos dos partidos y en el tercero no íbamos a las velocidades que teníamos que ir. Y en el fútbol, un metro lo es todo. Eso tiene que ver con la mentalidad».

Ramis explicó que ha ido «trabajando poco a poco» esa faceta del juego para que «se instaure» en el grupo un espíritu competitivo constante. «Seguro que vamos a perder partidos», apuntó esperando que el Tenerife tenga «una línea de continuidad en cuanto a una mentalidad ganadora y fuerte y a creer en lo que hace y llevarlo al límite, porque eso hará que tenga más cosas buenas a la larga».

La visita a Pucela servirá, entre otras cosas, para medir la capacidad de respuesta de los blanquiazules ante adversidades que, en teoría, encontrarán muy pronto. Y es que el Real Valladolid tratará de poner «soluciones» inmediatas al inesperado 3-0 de la jornada anterior en el estadio del Burgos. «Espero un rival peligroso», afirmó Ramis. «Viene de una derrota y cuando eso pasa, la posible solución está aparece en la jornada siguiente», argumentó viendo venir un partido «dificilísimo» en el que los de José Rojo Pacheta harán todo lo posible para «mandar mensajes de mucho empuje, energía y presión desde los primeros minutos para que la grada les ayude».

Por si quedaba alguna duda, aseguró que al Tenerife le va a «tocar sufrir» en el estadio José Zorrilla, al igual que en las cuatro jornadas anteriores. «Esperamos tener situaciones en las que el rival no nos encierre y podamos llevar la iniciativa, pero eso es algo que no va a ocurrir, porque habrá momentos en los que el rival va a empujar muchísimo», siguió el entrenador situando la clave en saber «disfrutar con el sufrimiento».

Será, por tanto, un partido de momentos, de fases en las que no siempre mandarán los locales, ya que el Valladolid tiene «muchos puntos fuertes a nivel colectivo, por su estructura, y también a nivel individual», pero el Tenerife cuenta con sus «características» y sabe «cómo hacer daño» al rival.

En cuanto a la alineación titular, Ramis avanzó que la tenía «más o menos» clara. Será un once en el que el técnico tendrá que realizar un cambio seguro, ya que pierde por lesión a Álex Bermejo. Para ocupar el puesto del extremo barcelonés incluyó las alternativas de Elady Zorrilla, Víctor Mollejo, Rubén Díez y Thierno, pero no aclaró quién será el elegido. La que está descartada es la opción de Shaq Moore, quien no partiría de inicio en la demarcación de interior derecho. Eso no quiere decir que no vaya a hacerlo como lateral, aunque lo más probable es que ahí repita el francés Jérémy Mellot.

Compartir el artículo

stats