De hoy no pasará. Llega el día del cierre del mercado de altas y bajas de verano con algún asunto pendiente en la oficina del director deportivo del Tenerife, Juan Carlos Cordero.

El que más tiempo lleva sin resolverse, y no es seguro que se vaya a desatascar hoy, es la salida de Alberto Jiménez, con quien el club no cuenta, a pesar de que tiene contrato hasta junio de 2023. El majorero está al tanto de su situación desde el inicio de la pretemporada, pero no quedó convencido con ninguna de las opciones que recibió para cambiar de equipo. No se descarta que continúe en el plantel al menos hasta la ventana de enero.

Cordero también situó en la puerta de salida a Manu Apeh, por quien han preguntado equipos de la Primera RFEF. La alternativa de comenzar una aventura fuera de España también ha estado sobre la mesa.

De estas posibles bajas, principalmente de la de Alberto, dependía el margen para invertir en un último refuerzo, el de un delantero que aumente la competencia en un puesto en el que Ramis tiene a Enric Gallego y al canterano Ethyan.