Rubén Díez (18/8/1993, Zaragoza) es una de las opciones que maneja Juan Carlos Cordero para reforzar el juego de ataque del Tenerife. El futbolista perteneciente al Castellón ocupa el puesto de extremo derecho. Debutó la pasada temporada en Segunda División jugando 40 partidos y anotando 7 goles; el último, en el Heliodoro Rodríguez López.

Tiene un año más de contrato con el Castellón, equipo que competirá en el nuevo curso en la Primera RFEF. Pero gusta a clubes de superior categoría, como el Tenerife, que estaría dispuesto a ofrecerle un vínculo de cuatro años, informó ayer el medio castellonense Radio Voramar. La dificultad de la operación no está en la voluntad de Rubén, sino en lograr la salida del futbolista de un Castellón que exige el pago de un traspaso. La referencia está en los 500.000 euros correspondientes a la cláusula de rescisión del contrato, una cantidad demasiado alta que podría rebajarse con la inclusión de algún blanquiazul.