Después de media vida vinculado al Sevilla CF, primero como canterano y luego como profesional, Juan Soriano (Sevilla, 23-8-97) tomó la decisión de dar un giro a su carrera y soltar amarras para firmar con otro equipo. Se decantó por la oferta del Tenerife, con el que se comprometió por tres campañas. «Me animó la confianza que me mostró Cordero», contó ayer el portero en su presentación.

De esta modo, el director deportivo del Tenerife consiguió completar la pareja de guardametas –ahora formada por Soriano y Dani Hernández– con un especialista que sobresale por su «buen manejo con los pies, su agilidad y su valentía en el juego aéreo», destacó el responsable del club en materia de fichajes. Así definió Cordero a un jugador que inicia esta nueva etapa con los objetivos de «ayudar al equipo en todo lo que necesite» y avanzar por la competición sin mirar más allá del partido más cercano, porque «todo el mundo quiere hacer cosas grandes y pelear por lo máximo, pero hay que ir jornada a jornada; la temporada ya irá diciendo».

De momento, sus sensaciones como blanquiazul son positivas. «Me han recibido muy bien, me han dado mucha confianza», apuntó refiriéndose a los técnicos y a los compañeros, en especial, a su competencia para ser titular, Dani, a quien ya conocía por haberlo tenido como rival y por su larga trayectoria en el Tenerife. «Me ha sorprendido. Es muy buena persona y es muy cercano; nos intenta ayudar en todo a los nuevos».

Atrás va quedando su estrecha relación con el Sevilla, club en el que se formó y del que salió cedido en dos ocasiones, al Leganés (14 partidos jugados en Primera en la temporada 19/20) y al Málaga (20 en Segunda en la 20/21). Soriano reconoció que fue «complicado» dar el paso de romper su vínculo laboral con el equipo hispalense. «Soy del Sevilla, soy sevillista, he vivido allí siempre y desvincularme del club que me lo ha dado todo sí fue difícil, pero pensé que era lo mejor para los dos; era necesario para nuestros caminos. Quería seguir creciendo, mejorando y aprendiendo, y en el Sevilla no iba a tener esa oportunidad».