José León (Madrid, 3-2-1995) se une al Tenerife con la convencimiento de que ha dado «un paso adelante» en su carrera. Le costó hacerse un hueco en Segunda División, pero ya ha demostrado que es un central de garantías. Sus recientes números en el Alcorcón, son todo un aval: 35 partidos de Liga, todos como titular, y dos goles, el último, anotado en el Heliodoro como visitante.

Ahora será local en el Rodríguez López. Durante las dos próximas temporadas. Y asume el desafío que se le presenta sabiendo que ya forma parte de un club en el que hay «mucha exigencia». Pero no le asusta el reto. «Vengo con total confianza para asumir cualquier función», advirtió ayer en una rueda de prensa telemática. «Somos profesionales y sabemos a lo que venimos, sin ningún tipo de presión añadida», añadió José reduciendo el asunto a «intentar hacer el trabajo de la mejor manera».

El suyo será el de defender. Pero León es mucho más que un central zurdo. «También he jugado algún partido en el lateral y anteriormente siempre fui pivote», desveló José sobre una posición que le «gusta mucho».

En lugar o en otro, el madrileño cuenta con la ventaja de no ser un desconocido para Luis Miguel Ramis. «Cuando ya has trabajado con este cuerpo técnico, la adaptación es mucho más fácil», señaló refiriéndose a su coincidencia con el preparador tarraconense y sus ayudantes en la cantera del Real Madrid.

Contratado por dos años, León aceptó la oferta de Cordero con la seguridad de que estaba dando «un paso adelante» en su carrera. «Vengo con la máxima ilusión y con exigencia, sabiendo que es un club histórico», afirmó deseando «aportar todo lo que pueda», trabajar «al cien por cien cada día» y «seguir progresando» como profesional. En suma, dijo que se encuentra ante «una gran oportunidad» y lo dará todo para «aprovecharla».

Así es José León, un defensa cuyo fichaje satisface «una de las prioridades» que había planteado Ramis, según contó Cordero. «Es contundente, tiene buena salida del balón y llega en una muy buena edad», destacó.