El Tenerife consiguió una victoria (0-2) ante el Sabadell que le permite certificar la permanencia en la categoría de plata del fútbol español con una versión convincente, seria, con el engranaje defensivo funcionando como de costumbre, pero mayor acierto en el remate.

Salieron algo contemplativos los dos equipos, como apostando por la mirada larga en el partido. Las imprecisiones insulares en las entregas dieron la iniciativa a los locales, que no lograron transformar la posesión en ocasiones de gol. En cambio, los de Ramis se fueron entonando y ya avisaron con un cabezazo de Sipcic (16’) que repelió Mackay. Poco después, llegó el 0-1. Fue en una buena combinación entre Nono, Fran Sol y Vada, que culminó este último con un disparo raso y cruzado (22’).

En la segunda parte, una salida fría del Tenerife estuvo a punto de costarle caro. Sergio González, en su intento de despeje, remató sobre la portería de Dani Hernández. Este, atento, evitó males mayores (47’). El central iba a acertar donde debía, en la portería contraria, tras una falta sacada por Vada desde la derecha (51’).

Ahí se acabó el partido, que se convirtió en un quiero y no puedo del Sabadell. De hecho, el que más cerca estuvo de marcar fue el cuadro insular con un disparo al larguero de Javi Alonso (57’). El resto fue esperar a que se acabara el encuentro y se pudiera festejar, al menos, la continuidad en la Liga Smartbank.