Ahora que el Tenerife vuelve a mirar hacia abajo en la clasificación, conviene buscar argumentos para evitar el nerviosismo. Sus números como local valen para tal fin, puesto que los blanquiazules ya han ganado más que en toda la temporada pasada.

El Heliodoro contra los nervios y las dudas. Agarrarse al factor campo, aunque en la temporada pandémica sea sin aficionados en las gradas, es lo mejor que puede hacer el CD Tenerife para certificar la permanencia. Los de Luis Miguel Ramis acumulan siete comparecencias como locales sin derrota, a razón de cinco victorias (Girona, Cartagena, Ponferradina, Alcorcón y Albacete) y dos empates (Fuenlabrada y Las Palmas).

Ese 17 puntos de 21 posibles se pondrá en juego mañana con la visita del Sporting de Gijón, quinto clasificado y capaz de puntuar en 10 de sus 16 visitas. Sus seis triunfos a domicilio solo son superados por cinco equipos de la Liga Smartbank. Uno es el Mirandés, que ya ganó en la Isla, y otros dos (Almería y Mallorca) aún no han pasado por el recinto de la calle San Sebastián.

Aún en estas circunstancias, el Tenerife ha convertido su estadio en un fortín de nuevo. Recupera así una de sus tradiciones: contundente en casa, dubitativo fuera de ella. Atrás quedan los números de la pasada temporada, arreglados con la llegada al banquillo de Rubén Baraja. Fueron 7 triunfos, 9 empates y 5 derrotas.

De los cinco tropiezos graves, cuatro se produjeron antes de la llegada del preparador pucelano (tres con López Garai y una con el interino Sesé Rivero). A estas alturas de Campeonato, el conjunto blanquiazul llevaba seis victorias en casa (dos menos que en la presente temporada). Los 29 puntos sobre 48 de este curso representan un botín considerable si se tiene en cuenta que en la 19/20 se alcanzaron solo los 30. Mañana se podría superar esta cantidad de ganar al Sporting.

Es más, el Tenerife de Ramis (y Fran Fernández) está en disposición de igualar los registros del curso 17/18, en el que una considerable racha final del equipo con Joseba Etxeberria a los mandos le permitió dispararse hasta los 11 triunfos en el Heliodoro.

El poderío demostrado por los insulares en casa debería ser suficiente para garantizar un final de temporada sin sobresaltos en el objetivo mínimo de la permanencia, que se suele fijar en los 50 puntos como cifra media. La primera oportunidad de demostrarlo llega mañana mismo.

Aitor García: “Va a ser complicado”

Aitor García, jugador del Sporting de Gijón, se refirió a la visita del Sporting al Heliodoro calificándola como “muy complicada” porque “el Tenerife solo ha perdido allí dos veces (en realidad son tres)”. Definió al blanquiazul como un equipo “que pone los laterales altos y se maneja bien en el juego ofensivo”, por lo que apostó por “tratar de sumar los tres puntos” con el máximo “respeto” al rival. Sobre la derrota ante el Mirandés, pidió llevarla “con naturalidad” porque “lo raro era llevar diez jornadas seguidas sin perder”. A su juicio, ganando en la Isla lograrían “meter presión a los de delante y a los de detrás”.