Juan Carlos Cordero justificó el cambio de entrenador con un argumento imposible de rebatir en estos casos: “Los resultados no ran buenos”. Acompañó el mismo de otros argumentos futbolísticos más detallados. “Quizás por estar bloqueados se ha tomado la decisión de cambiar”, sostuvo antes de referirse a carencias concretas, como los números realizadores del Tenerife. “Al equipo le faltaba generar ocasiones, hacer goles”, agregó al respecto.

Fueron los últimos partidos los que terminaron de convencer al director deportivo. “El día de Las Palmas fue muy bueno el primer tiempo y se encontraron con un gol inesperado. A nivel anímico nos afectó mucho. El partido del Logroñés del domingo fue más de lo mismo. No nos dio ni para sacar un punto”, indicó antes de admitir que fue en ese momento cuando tomó la decisión. “Tengo reunión con el consejo de administración al acabar el partido, expongo mis motivos yy creo que es el momento de un cambio de rumbo. Me apoyaron y le comunicamos la decisión a Fran (Fernández). Creo que ha trabajado bien, pero también que todos necesitábamos un cambio para mejorar. Era el momento”, asumió Cordero que no perdió la oportunidad de “agradecer” al ya extécnico que haya “trabajado sin descanso”hasta el último día en el CD Tenerife.

A partir de ahí, el director deportivo se refirió a Luis Miguel Ramis, del que destacó su etapa como “jugador del CD Tenerife en los años gloriosos” antes de hacer alusión a los motivos para elegirle como sustituto. “Ha sido un perfil muy claro. El domingo contacté con su agente y, posteriormente, con el míster. Ayer (por el lunes) fue un día largo, de trabajo, de conocernos, de hablar de la plantilla”, relató Cordero que vio a un entrenador “entusiasmado con el equipo, conocedor del día a día” y, en su opinión, “el perfil idóneo de lo que el equipo puede necesitar” en estos momentos.

No hubo otra opción. O al menos eso dice cada director deportivo en la presentación de un nuevo entrenador. “Ramis ha sido la única reunión que tuve ayer y lo tenía bastante claro, era la mejor opción porque es conocedor de la plantilla”. Incluso descartó otras negociaciones porque “hay que ser conscientes de qué tipo de entrenadores pueden venir”. Para ello, Cordero tira de conocimientos de mercado al saber “las expectativas” de esos técnicos y “hablar con los agentes” para hacer la criba definitiva. “Sabía cuál era mi rol y dónde iba a encontrar un entrenador con ilusión. También a nivel deportivo y económico donde podía llegar y estoy muy contento con Ramis”, insistió el arquitecto del proyecto blanquiazul 20/21.

Una de las cosas que tuvo en cuenta fue su capacidad para aprovechar lo que ya existe porque “no se trata de destruir todo lo anterior, sino de darle matices, de mejorar la parte ofensiva, generar mecanismos para crear ocasiones”. Eso sí, aprovechó la comparecencia para pedir a la plantilla “un paso adelante” para que, “con la ayuda” del nuevo técnico, cambie la dinámica.

Cordero “esperaba más de todos”, aunque se puso el primero de la fila “porque soy el máximo responsable”. Ahora, con la búsqueda de “un cambio de dinámica”, si deja claro que espera “mucho más de los jugadores y ellos lo saben. Pero cuando estás ahí, ves que tienen un nivel alto, pero que te quedas en tierra de nadie, en una categoría exigente y... es difícil”. Ahora toca “ponerse a la altura de cualquiera” a la hora de competir y de respetar a cada rival.

El objetivo, en cambio, ni se plantea. “Es difícil marcarte pautas si no hemos sido capaces de ganar dos partidos seguidos. Creo que ahora hay que recuperar al equipo, ser competitivos, ganar puntos y encontrarte a ti mismo en el terreno de juego. Sería equivocarnos, si no somos capaces de ganar, pensar en otras cosas”, dijo.

Sobre el caso de Joselu, admitió que “no ha dado el nivel de juego y goles” que se espera de él, “pero tampoco ha jugado mucho”. El director deportivo cree que “ahora se le abre un nuevo horizonte con el cambio de entrenador”. Si no, llegará el mercado de invierno. “Estamos abiertos a mejorar la plantilla y estaremos preparados para mejorar alguna demarcación que se requiera”, manifestó descartando que el límite salarial sea un problema: “Haya o no margen, si tienen que salir jugadores porque no han dado el rendimiento esperado o no hayan tenido minutos, estamos abiertos”.