Fran Fernández, entrenador del CD Tenerife, habrá vivido pocos partidos con tanta tensión como este clásico del fútbol canario. Sabía en la previa lo que se jugaba, aunque en el discurso oficial hablara de “enfriar” el asunto entre sus jugadores para no pasarse de revoluciones. Luego, el partido tomó el rumbo que él esperaba. “Hemos sido muy superiores en la primera parte, pero nos ha faltado acierto en el último pase o la finalización”, empezó diciendo.

En su descripción del partido añadió autocrítica para lo sucedido tras el descanso: “En la segunda parte no sé por qué hemos salido de esa manera. Hemos hecho una falta innecesaria y luego hemos cometido un error que no es del fútbol profesional”.

La contundencia sorprendió porque señalaba claramente a Adrián Ortolá donde otros muchos entrenadores hubieran distraído la atención. “Es un error que se da cada dos o tres temporadas. Son errores que no pueden ser”, incidió antes de daar tregua a su portero con una frase tibia y que pareció insuficiente: “Adrián estará más fastidiado que ninguno. Creo que venía de hacer buenos partidos”.

Parecía querer enderezar su respuesta el entrenador almeriense cuando le pudo de nuevo la frustración por la derrota al afirmar que “son situaciones que se dan, pero esa acción nos ha costado el partido”. Demoledor. Ni siquiera había hablado con Ortolá para entonces. Más adelante en la rueda de prensa le preguntaron al respecto y fue algo menos duro. “Creo que con Ortolá no hay nada que hablar, estamos expuestos a errores y todos nos equivocamos”, cerró.

Sin embargo, toda su alocución giró en torno al gol. “Nos ha costado quince minutos levantarnos”, señaló para poner en valor los movimientos que ejecutó desde el banquillo casi a renglón seguido. “Con los cambios hemos mejorado y hemos tenido situaciones para empatar”, expuso el preparador blanquiazul que se siente “frustrado de trabajar, de remar y remar” sin que los resultados reflejen esa labor. “Pero tenemos que seguir. A nivel emocional hoy estaremos muy mal, mañana algo mejor y el miércoles o el jueves estaremos a tope para preparar el siguiente partido”, comentó.

Fernández se fue “con la sensación de que hemos hecho muchas cosas bien y no ha sido suficiente” para sumar. Cuestionado sobre los errores individuales que tanto está pagando el Tenerife, acepta que es así y más “partiendo de la base de que eres superior al contrario una vez más”.

El planteamiento del derbi había sido el acertado porque su idea pasaba por “crear superioridades por fuera, con Nono y Vada”. Salió bien, aunque “luego ves pases que se nos van por poquito, quizás por estar muy precipitados”. La fata de gol sigue penalizando también los intereses tinerfeños. “Si llevamos tan pocos goles es porque lo merecemos. Necesitamos muchísimas ocasiones de gol para marcar. Quizás las expectativas son demasiado altas”, deslizó.

El entrenador del Tenerife considera que “en cuanto a juego sigue mejorando”. Pero también que “no son los resultados” que se pretendía conseguir. “Necesitamos ganar en casa contra un equipo que viene en dinámica positiva”, añadió. Sobre el penalti que el VAR echó atrás, Fernández dijo no haber visto bien la mano. “Cuando llaman del VAR suele cambiar su opinión, salvo en Mallorca a nosotros”, recordó sin querer finalmente considerar injusto el 1-0 aunque tuviera “la sensación de haber sido muy superior a Las Palmas en el partido”.