Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB canarias | La resaca del 2-0

Moussa ya conecta con la grada

Con su sobresaliente defensa sobre Marc Gasol y su arrojo en los dos aros el pívot senegalés se gana el cariño de la afición del Lenovo Tenerife

Diagné machaca en una acción del partido del sábado. Andrés Gutiérrez

Apenas ha necesitado Moussa Diagné un partido en el Santiago Martín para ganarse el cariño de la afición canarista. La empresa de defender a Marc Gasol se antojaba complicada, pero el senegalés la pasó con nota. Suficiente para que, con su particular forma de ser, el interior haya conectado ya con la grada del recinto de Los Majuelos.

«No sé si me he ganado al público o no, pero soy así». De esta manera contestaba Moussa Diagné, tras el encuentro del sábado, sobre la conexión que había establecido con la grada. Evidentemente, y pese a que el senegalés tratara de anteponer cierta modestia, su actuación contra el Girona y especial su defensa ante Marc Gasol le hicieron acreedor de varias ovaciones por parte de la afición canarista.

Empresa complicada

El del estreno en el Santiago Martín 22/23 para el Lenovo Tenerife fue también el de la versión habitual de Moussa Diagné antes de la serie de problemas físicos con los que vio mermado su rendimiento en los últimos años. Unas prestaciones si cabe más necesarias que nunca, no solo por la ausencia de los otros dos interiores canaristas –Fran Guerra está lesionado y Gio Shermadini todavía no estaba para reaparecer tras su rotura de fibras–, sino por quien estaba enfrente: Marc Gasol.

En ataque el africano apareció en el inicio de la segunda parte con un palmeo, y ya en los minutos finales con sendos mates que resultaron definitivos. Atrás la entrega de Moussa fue total. Aplicado en todo momento en la marca del referente del Girona, Diagné eligió casi siempre la opción correcta. En ocasiones defendiendo por delante, en otras tratando de hacerlo por anticipación cuando Marc se disponía a recibir, también sacando partido de su elasticidad y bajando su centro de gravedad, e incluso metiendo sus largos brazos para tratar de robar el balón cuando no tuvo más remedio que aplicar su marca por detrás.

Alejar del aro a Marc

Una toma de decisiones casi libre, tal y como explicó Vidorreta, que no dio a su pupilo ninguna consigna especial. Solo llevarla a cabo por sensaciones en función del momento. «Casi no hubo tiempo de preparar ninguna defensa», explicó también el propio baloncestista senegalés, que pese a la mencionada improvisación agradeció «los consejos del entrenador».

«Yo no peso mucho y este tipo de jugadores son muy buenos en el poste bajo, por lo que si reciben cerca del aro te hacen mucho daño. No podía estar cómodo», explicó sobre una teoría luego muy bien llevada a la práctica. Y todo pese a que «nunca había jugado» contra el barcelonés, «solo ante jugadores grandes y parecidos a él».

Por tanto, para Diagné era prioridad que Marc «recibiera la menor cantidad posible de balones» y que además, en caso de hacerlo, fuera «lejos del aro». Y en la práctica la ejecución –salvo algún que otro desajuste– fue notable. Gasol se quedó en 11 puntos, frente a los 21 que le hizo al Real Madrid, con un dato a tener en cuenta y que revaloriza la marca de Diagné: solo lanzó un triple (errado), cuando a los blancos le había hecho un 3/3.

Moussa festeja con la grada una acción positiva en defensa. | | E. COBOS (ACB PHOTO)

Y molestarlo

Pero donde mejor se plasmó la actividad del senegalés fue en lo molesto que se sintió el poste catalán cada vez que recibió el balón cerca del aro. Una sensación reflejada en números: en la jornada inaugural Marc repartió siete asistencias, mientras que el sábado solo pudo dar una; y mientras que tres días atrás no regaló un solo balón, cuatro fueron las pérdidas que cometió ante los aurinegros.

Y en esas cuatro posesiones desperdiciadas, mucho tuvo que ver la mosca cojonera de Diagné, al que la estadística le contabilizó dos robos. En una de estas acciones (con 22-25) el africano colaboró para que Gasol no recibiera con comodidad y el Girona agotara la posesión de 24. De inmediato Moussa se viró a la grada y jaleó a los seguidores aurinegros.

El inicio del idilio

Fue como un flechazo. «Soy así y trato de que los aficionados entren en el juego y ayuden al equipo. Todos saben que siempre voy a dar el 200 por 100; hasta donde no pueda llegar», explicó sobre un estilo dentro de la cancha, sabedor de que «cada partido es oro, por lo que si el público ayuda todo será algo más fácil». El Lenovo ya tiene al guerrero que necesitaba. Y su afición a un referente con el que todavía pasárselo mejor en los partidos del Santiago Martín.

La novatada de Marcelinho

La conexión que ha iniciado Diagné con el canarismo es casi una constante en cada uno de los equipos en los que ha militado el africano. Especialmente en Fuenlabrada, donde se dio a conocer para la ACB, y más recientemente en el Andorra, donde militó las cuatro últimas campañas. Como canarista parece que nada cambiará... aunque con novatada de por medio. El sábado el interior fue el primero y durante unos segundos el único jugador en volver a la cancha tras la victoria contra el Girona. «Me la ha liado Marcelinho, que me ha empujado para salir otra vez», explicaba sobre dicha situación. «El más joven debe hacer estas cosas», añadió pese a sus 28 años.

Compartir el artículo

stats