Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa

Al Lenovo solo le vale su mejor versión

El cuadro lagunero recibe este domingo al Joventut (12:00) con la necesidad de ganar para forzar el tercer partido de los cuartos de final y no decir adiós a la temporada

Huertas encara a Tomic en el partido del jueves en Badalona. David Grau

Humillado y herido en su orgullo por el escarnio, en forma de paliza, sufrido el jueves en Badalona (100-68), el Lenovo Tenerife debe volver a ser él mismo. Una versión reconocible -y la mejor posible- que se antoja como la única válida para que los de Txus Vidorreta aspiren a sanar sus heridas y traten de doblegar este domingo al mediodía al Joventut (12:00 horas). Lograrían así los isleños alargar su temporada forzando, al menos, el tercer y definitivo partido de su cruce de cuartos de final.

Para expiar sus pecados, y más allá del aspecto meramente baloncestístico, el Lenovo debe empezar por corregir por completo, en este segundo episodio de la serie, su lenguaje corporal. Ese que le hizo ser en el Olimpic una caricatura; un equipo sin alma y estático, sacado de la pista por completo por su rival. De principio a fin. Cuando hubo algo en juego -que fue durante muy pocos minutos- y con la segunda unidad verdinegra en cancha cuando ya estaba todo más que decidido. Poner sobre el parqué ese hambre y ambición ya mostrados por los de Carles Duran se antoja capital para que la serie regrese a tierras catalanas.

Con la necesidad de salir con sangre en los ojos desde el salto inicial, el Lenovo también debe mejorar varios aspectos tácticos para volver a ser reconocible y aspirar a meterle mano a una Penya que apenas mostró fisuras en el estreno de los cuartos. Entre ellos, saber sufrir, con el balón en las manos, los empellones defensivos con los que insistió en Badalona una y otra vez su adversario. Una insistencia que incomodó sobremanera a los directores de juego canaristas y, por extensión, cortocircuitó el global de su juego. Sin poder definir en el 2x2, ni conectar con los interiores en situación alguna, ni dar tampoco con opciones meridianas desde el perímetro (0/6 entre Salin y Wiltjer), al Canarias se le hizo de noche y se fue por completo del partido.

En el otro lado de la pista, también hizo aguas el cuadro lagunero. En primer lugar en las transiciones, donde permitió que el Joventut corriera hasta en 11 ocasiones. Ya en juego posicional no logró atar en corto la verticalidad de Feliz, la visión de juego y versatilidad de Tomic, ni llegó a muchas situaciones de tiro exterior con las que la Penya se dio gusto. Su 10/15 en triples al descanso es el mejor ejemplo de ello. Se entiende, con todos estos factores, que el Lenovo encajara 100 puntos, su peor guarismo en contra de todo el curso.

Por mucho que Vidorreta barruntara, en los días previos, un aumento en la producción ofensiva de su rival, al que había dejado en 58 y 62 puntos en sus dos duelos precedentes, encajar tantos en tres dígitos desborda la previsión más pesimista con la que se pudiera topar el cuadro lagunero. Este domingo, sin margen de error, todo lo que no sea acercar el partido del Santiago Martín -en intensidad defensiva, acierto propio y anotación corta- al choque liguero de la segunda vuelta (58-74), y al duelo de cuartos de3 la Copa del Rey (64-62), el Lenovo se estará resignando a una invitación a la despedida hasta la próxima temporada.

Compartir el artículo

stats