Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa

El Lenovo sucumbe ante la intensidad de Delgado (87-79)

El cuadro lagunero cae en Bilbao tras ser incapaz de frenar al dominicano, autor de 27 puntos y 11 rebotes para 44 de valoración

Shermadini trata de defender un tiro de Ángel Delgado. ACB Photo

La primera visita a Miribilla, infructuosa. El Lenovo Tenerife ha caído derrotado este miércoles en su duelo contra el Bilbao Basket (87-79) en un partido un tanto irregular de los de Txus Vidorreta. Los aurinegros no estuvieron del todo acertados en el tiro exterior (10/32) y volvieron a tener significativas grietas en su intento de cerrar el rebote. Hasta 15 puntos de segunda oportunidad generó el cuadro local (11 rechaces ofensivos), donde Ángel Delgado fue diferencial. Tanto por su intensidad en los dos aros, como por sus números: 27 puntos y 11 rebotes para 44 créditos de valoración.

Tras constantes alternativas en el marcador, el equipo canarista pareció haber atado en corto a su rival en el arranque del periodo final (63-67), pero ahí encadenó varios errores y dio vida a un Bilbao que no perdonó. Shermadini, autor de 20 puntos, cuatro rebotes y 10 faltas recibidas para 28 de valoración, fue el más destacado de los aurinegros.

Sin posibilidad de conectar dentro con Shermadini, el Lenovo se agarró de entrada a su acierto exterior tras sendas circulaciones al límite (0-6). Y aunque por fin empezó a encontrar en la zona al poste georgiano (seis puntos seguidos para el 8-12), el cuadro isleño sufrió atrás, tanto con la movilidad de Delgado y los desajustes que provocaba en el 2x2, como por su especialidad, el rebote ofensivo. De esta manera el Bilbao encontró un filón para tomar la delantera en el marcador (15-14 tras triple de Masiulis después de un rechace en aro ajeno).

Con las rotaciones el Canarias encontró algunos argumentos de mejora (facilidad de Huertas para lanzar ante el 2x2 hundido de los locales), pero no terminó de ser sólido detrás, permitiendo canastas relativamente sencillas de los vizcaínos (20-16). Respondió el cuadro isleño liderado por sus dos bases (20-21, 9'), pero entre que siguió desangrándose en su rebote (siete segundas opciones de los locales en el primer cuarto) y que llegó tarde a la salida de los bloqueos para los tiros de Álex Reyes, el conjunto lagunero encajó un 7-0 que obligó a Vidorreta a pararlo tras apenas minuto y medio del segundo acto (27-21).

Toque de atención que sentó bien a los aurinegros, mucho más fluidos en ataque en los instantes siguientes gracias a varias alternativas ofensivas, lo que le permitió surtir a sus postes (dos libres de Shermadini y mate de Guerra) y también encontrar situaciones en el perímetro (triples de Fitipaldo y Salin) para volver a tomar la delantera en el electrónico (31-33).

El choque entró ahí en un intercambio de canastas, si bien los errores de los tinerfeños resultaron ser más numerosos. Pequeños detalles (ayuda muy larga de Todorovic, tiros libres errados, incapacidad de Shermadini para aguantar en el poste a Delgado...) pero suficientes para salir perdiendo en el cara a cara. Con el Bilbao castigando especialmente desde el perímetro (3/4 en el segundo cuarto), el Canarias llegó a verse cuatro abajo (44-40), desventaja que se quedó en el intermedio en solo un punto tras un 2+1 de Sastre en jugada de pizarra. Mal menor a tenor de que durante varios minutos Vidorreta tuvo que jugar sin sus cincos, ambos ya con dos faltas; así como por los problemas aurinegros para evitar la producción en segundas oportunidad de los locales -vía, eso sí, muy acotada en el segundo periodo-, que al descanso ya habían sumado nueve puntos mediante este camino.

La vuelta de vestuarios del Lenovo fue tremendamente deficiente. Delante porque, de nuevo sin poder dar con Shermadini, le condenó su nulo acierto en el tiro de tres (0/4); y detrás porque fue totalmente incapaz de dar con la manera para frenar a Ángel Delgado. El dominicano anotó con suma facilidad debajo del aro y también a dos o tres metros, para unir luego a su catálogo un par de canastas más tras rebote ofensivo. Así seis canastas seguidas sin fallo para monopolizar los 12 primeros puntos de su equipo tras el intermedio. Impotente atrás, y sin apenas sumar en aro aje, el Canarias se vio como el Bilbao amagó con romper el duelo (56-47).

Un triple de Sastre cortó la mala dinámica aurinegra. Tanto desde su perímetro como a nivel global. Chispazo al que dieron continuidad Huertas primero y Sulejmanovic después. Y es que pese a no estar atinado en situaciones liberadas desde la esquina, al bosnio no se le encogió la mano y convirtió dos triples casi seguidos para el 58-58. Ya más cómodo, el Lenovo también produjo en el 2x2 (Sastre a Guerra) para un parcial de 2-13 al que luego dio continuidad el citado Sule con su tercer triple seguido, esta vez explotando su versatilidad en el cinco (61-63, 30'). A la inversa que en el arranque del tercer acto, el Canarias sacó tajada del descanso de Delgado.

Aún así, no estuvo del todo fino el Lenovo -con un Huertas muy cruzado-, ni para cerrar ese periodo ni para abrir el último, aunque tampoco perdió la paciencia e insistió para que al menos Shermadini sacara una falta tras otra debajo del aro (63-67). Pero de nuevo le faltó continuidad a los laguneros, que con alguna que otra pérdida gratuita acabaron encajando un 7-0 (70-67) antes de una pequeña recuperación (70-70). Pero también de volver a sufrir la actividad de Delgado, capaz de anotar, rebotear y además de convertir los libres. Sin acierto exterior (0/6 en ese cuarto), al Canarias se le escapó casi definitivamente el duelo (81-73) como poco más de dos minutos por jugarse.

Dos libres de Fitipaldo y un ataque fallado por Bilbao abrieron la puerta a la esperanza, pero un pase al limbo de Doornekamp y un regalo de Sulejmanovic hicieron que el intento de remontada se esfumara por completo. Dentro de poco más de una semana, con motivo de la Final Four de la BCL, al Canarias no le vale otra cosa que no sea ganar en su segunda visita al Bilbao Arena.

Compartir el artículo

stats