Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa

El Lenovo sufre la derrota más dulce y se mete en la Copa

El conjunto lagunero cae derrotado por el Valencia (78-80), pero hace valer su average general y logra su clasificación para la cita de Granada

21

Lenovo Tenerife - Valencia Basket Andrés Gutiérrez

Muy pocas veces una derrota le alegrará tanto al Lenovo Tenerife. El conjunto lagunero ha caído derrotado por el Valencia Basket (78-80) en un disputado encuentro, pero gracias a su average general (podía perder por hasta ocho puntos) se mete en la Copa del Rey. Pese al tropiezo, el cuadro canarista se acercó bastante a su mejor versión, recuperando sobre todo su acierto desde el perímetro, con un 12/26, pese a que el último de Huertas, para ganar, no entrara. Fue precisamente el base brasileño el mejor del conjunto lagunero, yéndose hasta los 22 puntos, cuatro rebotes y cinco asistencias, bien secundado por un Doornekamp acertado desde el arco para un total de 17 tantos.

Se le notó atenazado en ataque al Lenovo de entrada, sobre todo a Shermadini, muy blando cuando recibió debajo del aro; mientras que al otro lado de la pista el cuadro isleño repitió cierta displicencia, lo que permitió al Valencia anotar con mucha facilidad: Dimitrijevic yéndose de Huertas, Pradilla también en dos ocasiones y Prepelic igualmente debajo del aro (8-10).

Sin presencia interior (ya con Guerra en cancha), los de Vidorreta se agarraron a su acierto exterior (primero con los triples de Salin y Huertas) y a continuación a la chispa de Fitipaldo. El uruguayo elevó un par de puntos la intensidad defensiva, ahogando por completo a Dimitrijevic para robar y permitir correr a los suyos. El propio base se atrevió desde el 6,75, siendo la excusa perfecta para que Doornekamp también se animara, tanto tras rebote ofensivo como en llegada tras otra buena defensa. Con los aciertos del canadiense el Canarias firmó un parcial de 9-0 para un 17-10 (7') que obligó a Peñarroya a pararlo.

Con la reordenación de piezas salió perdiendo el Canarias. Y es que si bien de entrada Doornekamp ató en corto a Dubljevic, y Shermadini contuvo como pudo a Pradilla, no le fue tan bien al georgiano con la movilidad y versatilidad de Rivero (triple), a la vez que Labeyrie imponía sus centímetros en el tres. A esta grieta atrás unió el Lenovo varios errores encadenados en el tiro, para llegar solo dos arriba al término del primer cuarto (21-19).

Evitó males mayores el cuadro lagunero gracias a la clarividencia de sus dos bases, tanto cuando alternaron como cuando coincidieron en pista (25-19 y 34-30). Pero no terminaba de estar igual de cómodo que al principio el cuadro canarista, incapaz de dar con la fórmula para evitar el daño que le comenzó a hacer la segunda pareja de interiores del Valencia. Tobey castigó a Wiltjer con un triple, pero sobre todo fue Rivero, asociándose con Van Rossom en el 2x2, el trajo por la calle de la amargura a un Shermadini desconocido (34-35). Si el viernes en Burgos el Canarias estuvo casi inmaculado en tiros de dos, esta vez el estado de gracia lo mostró el Valencia: 16/19 en 20 minutos.

Aguantó el Lenovo con un missmatch de Guerra (36-35), pero la del grancanario fue la única canasta en juego que lograron anotar los locales en más de cinco minutos. Una sequía explicada en que el Valencia supo ejecutar perfectamente las ayudas y leer a las mil maravillas los intentos de inversión de balón por parte de los aurinegros, que tras el 5/8 del primer acto, se quedaron en un un triple de dos intentos en ese segundo periodo.

Sin noticias del perímetro, al Canarias también le costó horrores meter balones en la pintura, toda vez que los taronja se multiplicaron en las ayudas y estuvieron muy rápidos en línea de pase y por anticipación. Se fue así el cuadro lagunero a seis pérdidas en ese acto, cuando en todo el primero solo regaló una posesión. Con Rivero posteando a Doornekamp y Dubljevic tirando de corpulencia para superar a Shermadini, el Valencia se disparó con un parcial de 2-11 (36-41) al que el Lenovo no supo dar respuesta antes del intermedio (38-44).

Como si se supiera inferior cerca del aro, el Canarias recuperó el brío y la alegría del inicio de partido para volver a hacer daño desde el arco en el arranque del tercer cuarto. Lo lograron Doornekamp y Salin en los dos primeros lanzamientos a la vuelta de vestuarios (44-46), antes de que Huertas devolviera las tablas al marcador (46-46). Con Rivero errando bajo el aro, los laguneros se crecieron y redoblaron su apuesta al perímetro, sin importarle lo más mínimo haber fallado justo en la acción anterior. Así (tras rebote ofensivo) llegaron los triples de Doornekamp y Huertas, con el canadiense todavía desatado pese al tiempo muerto de Peñarroya (55-50, 25').

Desaprovechó incluso el Canarias dos intentos para el +8 y ahí el Valencia tomó aire con los rebotes ofensivos de Rivero, un triple de Prepelic y una penetración por línea de fondo de Dimitrijevic (57-57). Y aunque Todorovic asumió responsabilidades (canasta y asistencia a Shermadini para el 61-57), el cuadro visitante volvió a tirar de sus exteriores para tomar la delantera (61-62). Aún así, un triple de Salin (6/10 global en todo el periodo), permitió al Lenovo afrontar en franquicia los diez minutos finales.

Todorovic repitió asistencia a un interior (mate de Guerra), pero ahí el Canarias tuvo otro pequeño bache que el Valencia no perdonó: triple de Labeyrie, canasta tras ofensivo de Tobey y fácil penetración de López-Aróstegui (66-69). Por momentos el Lenovo dio muestras de caminar al borde del precipio.

Pero en ese fino hilo, sin temor al miedo, quien mejor se maneja es Marcelinho Huertas. El brasileño se echó al equipo a la espalda y, sin posibilidad de dar con opciones paras tiros liberados ni asistir para los interiores en el 2x2, optó por mirar al aro. Así fabricó tres canastas seguidas, lo que unido a varias buenas defensas, el control del rebote defensivo y dos libres de Shermadini, puso al Canarias cinco arriba (74-69) con poco más de cuatro minutos por jugarse.

Respondió el Valencia con otro triple imposible de Prepelic y una canasta de Rivero (74-74). Shermadini y Dubljevic se intercambiaron golpes (76-76) antes de que el georgiano anotara dos libres más y volviera a resolver Rivero con un mate (78-78, a 1'12”).

No supo jugar el Canarias el siguiente ataque (tiro lateral de Shermadini) y en una dudosa falta en el rebote ofensivo Dubljevic no perdonó en los dos libres (78-80). Le quedaban al Canarias 28 segundos para un triple que evitara el riesgo de la prórroga. Sin dar con una situación clara, se le tuvo que jugar Huertas desde el perímetro. Su tiro no entró y ahí el Canarias firmó el armisticio que le evitara los cinco minutos extras y, por consiguiente, su pase a la Copa del Rey. Este lunes, el Lenovo conocerá su rival en cuartos. De entre el Real Madrid, Barcelona, Valencia y Manresa saldrá su adversario en cuartos.

Compartir el artículo

stats