Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Canarias

El covid genera déficit aurinegro

La entidad lagunera cierra con casi un millón de pérdidas el ejercicio 20/21, básicamente por no poder vender abonos ni entradas l El club dejó de ingresar casi 1.600.000 euros

Directivos y accionistas del CB Canarias aprueban uno de los puntos del orden del día de la Junta. CBC

Un balance tan poco habitual como previsible. El CB 1939 Canarias SAD celebró ayer su Junta General Ordinaria de Accionistas, cita llevada a cabo en el Pabellón Santiago Martín, y que se saldó con la aprobación por unanimidad de todos los puntos del orden del día, entre ellos un déficit de casi un millón de euros, pérdidas causadas, básicamente, por la ausencia de público en las gradas del Santiago Martín. Además, salió adelante la constitución del nuevo Consejo de Administración, que volverá a contar con Félix Hernández como presidente. En la Junta estuvieron representadas 21.195 acciones entre socios presentes y delegados, lo que supone un 62,85 % del capital social.

El acto comenzó con el agradecimiento del presidente canarista, Félix Hernández, a todos aquellos accionistas que delegaron su voto, en especial, a aquellos que pudiendo haber venido hicieron lo propio y cedieron sus acciones para que la Junta se pudiera llevar a cabo cumpliendo con la normativa de aforo vigente, impuesta por el Gobierno de Canarias para evitar la propagación del covid 19. En el informe del presidente, Hernández hizo hincapié «en que pese a haber sido un año especialmente difícil desde el punto de vista económico y social, por culpa de la conocida pandemia, el club sacó adelante la mejor temporada de su historia a nivel deportivo, no solo en lo que al primer equipo se refiere, sino también a los logros de las categorías inferiores», afirmó.

Tras la lectura de dicho informe se procedió al examen y aprobación de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio cerrado a 30 de junio de 2021, así como la gestión de la administración en el mismo periodo. Hubo un visto bueno unánime a la aplicación del estado de pérdidas y ganancias. En este sentido, la cifra de negocio del curso pasado ascendió a 6.216.663,63 euros, si bien es cierto que se registraron unas pérdidas de 994.398,13 euros. Todo a pesar de haber previsto inicialmente una merma de más de un millón y medio de euros en ingresos. El club dejó de percibir más de 1.300.000 euros en concepto de taquilla y abonos; y otros 250.000 euros en concepto de publicidad estática en el Pabellón, al no haber habido presencia de público durante el grueso de la temporada.

«Así y todo», explicó Hernández, «el club consiguió que las pérdidas finales no sobrepasaran el millón de euros, lo que hace que el proyecto sea exitoso dentro de un año tan catastrófico». «Todo esto», añadió, «pendiente todavía de posibles partidas futuras para minimizar las pérdidas». «El problema es que haya dos temporadas seguidas iguales, lo que nos obligaría a modificar el presupuesto y rebajar bastante los gastos. La clave este año es que la sexta la no dure mucho, que no haya más, y no se obligue a bajar los aforos», dijo igualmente el dirigente canarista, para el que lo ideal sería «alcanzar, los próximos tres años, superavits similares a los anteriores». Hernández también desveló que la cuenta de gastos e ingresos previstos en el ejercicio 21/22 «es prácticamente calcada» al de este pasado año.

Por último, la Asamblea procedió a la delegación de facultades para la formalización, ejecución e inscripción de los acuerdos que se adopten en las personas de Félix Hernández, Santiago Cacho y Alejandro León. La Junta se cerró con la redacción, lectura y aprobación del acta de la reunión.

«Debería sear mi última legislatura»

En uno de los puntos del orden del día de ayer la Junta procedió al cese del actual Consejo y al posterior nombramiento del nuevo, renovando los accionistas su confianza durante los cuatro próximos años en la figura de Félix Hernández y en su equipo de trabajo. Un total de nueve miembros tras la baja, por motivos laborales, de Lolo Dévora. «Estoy con fuerza, sí», señalaba anoche el dirigente canarista, que sí admitió que «hubo un momento» en el que trató de dar un paso al costado «pero no puedo ser». «Cumplí ya 60 años el otro día y lo normal es que esta sea mi última legislatura», apuntó en clave de futuro Hernández, en su cargo desde 2004 y que espera que el relevo se produzca hacia alguien «continuista». «Este proyecto todavía no tiene caducidad, es válido y sigue creciendo. Se ha demostrado que estamos donde estamos por nuestra forma de gestionar, por lo que este proyecto sólido debe continuar», argumentó el presidente. «Lo de estas temporadas no creo que haya sido milagroso, pero tampoco pienso que hayamos tocado techo», añadió.

Compartir el artículo

stats