Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Canarias

El virus se apodera del Lenovo Tenerife

Nueve jugadores del club isleño han dado positivo | Aplazado también el encuentro frente al Murcia

Huertas marca jugada en el Fuenlabrada-Lenovo. ACB PHOTO

El covid se extiende por el Lenovo Tenerife. Al igual que le ha sucedido a otros equipos de la Liga Endesa, el cuadro lagunero ve como una segunda tanda de PCR confirma lo que se ha convertido ya en un patrón con la nueva variante ómicron de la enfermedad: el virus no se manifiesta hasta varios días después de los primeros síntomas. Así le ha sucedido al BAXI Manresa, también al Real Madrid y, ahora, al cuadro de Txus Vidorreta.

El conjunto isleño regresó el miércoles 22 de tierras italianas tras jugar el martes ante el Dinamo Sassari. Dado que varios de sus integrantes mostraban síntomas, la plantilla canarista fue sometida a pruebas que ya revelaron algunos positivos. Entre los afectados que han trascendido, Fran Guerra y Marcelinho Huertas. Con varios confirmados más la ACB decidió aplazar su duelo contra el Valencia Basket, previsto inicialmente para este miércoles 29.

Con parte del plantel ya confinado, y tras el regreso a la Isla el día 26 del resto de jugadores después de la Navidad, nuevos test han dado como resultado la ratificación del peor de los escenarios: prácticamente la totalidad del equipo se encuentra infectado. «Los afectados, asintomáticos o con síntomas leves, se encuentran aislados en sus domicilios, siguiendo el protocolo pertinente de las autoridades sanitarias», explicó ayer el club en un comunicado.

La pertinente cuarentena y el obligado aislamiento provocan que los entrenos en el conjunto lagunero no se hayan reanudado tal y como estaba previsto. Como extensión, la ACB ha decidido suspender también la visita canarista al UCAM Murcia, fijada para el próximo 2 de enero. Atrapado por completo por un virus al que logró esquivar, al menos de forma colectiva, durante más de año y medio, la principal preocupación del Lenovo Tenerife es tratar ahora de recuperarse para el siguiente compromiso de su calendario particular: el primer partido del play in de la Basketball Champions League, programado para el 5 de enero en el Santiago Martín.

Aquí, sin embargo, el conjunto aurinegro se encuentra con lo que, en un primer análisis, parece un daño colateral, pero que podría acabar siendo hasta beneficioso para los de Vidorreta. Y es que para conocer a su rival en este cruce, primero se tiene que disputar el Manresa-Hapoel Jerusalem. El duelo estaba fijado para hoy, pero la BCL lo ha aplazado sin fecha concreta. En el cuadro israelí se habla del día 4, pero ese mismo día los de Bages juegan contra el Barça. El día 2, una vez aplazado el choque frente al Andorra (por los positivos de los del Principado), podría haber un hueco abierto para ese duelo de Champions, pero justo un día antes el Hapoel se enfrenta en su liga al Macabbi Tel Aviv, ahora primero contra segundo.

Esta cascada de aplazamientos provocaría que la siguiente eliminatoria (ya sea contra el propio Hapoel o el Pinar Karsiyaka) de la BCL arranque en la fecha prevista, justo 24 horas después, en la víspera de Reyes. Otra complicación añadida: el Lenovo llegaría al 5 de enero con encuentros aplazados de las dos competiciones en las que toma parte. Ahí, en el caso de dar con un hueco en su agenda. ¿Qué duelo pendiente solventaría antes? «No es algo que tengamos que decidir nosotros, sino que las propias ligas se ponen de acuerdo entre sí, porque la comunicación que mantienen es directas. No es que haya que priorizar», explica Félix Hernández, que no descarta, si esta situación «se prolonga», que «empiecen a aplazarse eventos». «Las competiciones europeas deben darse cuenta de que lo importante es que las competiciones europeas acaben bien», añade el directivo del club lagunero. «A lo mejor es el momento de plantearse, por ejemplo, la Ventana FIBA de febrero», concluye Hernández.

El ‘corte’ de la primera vuelta se alarga hasta el 30 de enero

Los equipos de la ACB acordaron ayer en asamblea, por unanimidad, extender como máximo hasta el 30 de enero la fecha prevista para el final de la primera vuelta y determinar así la clasificación para la Copa del Rey 2022. El objetivo de esta extensión es, tal y como se expresa en el escrito, es «facilitar la recuperación de partidos aplazados y la igualdad competitiva entre todos los clubes». En caso de que a fecha 30 de enero no se hubieran podido disputar todos los encuentros hasta la jornada 17, tanto los previstos como los que ya hay pendientes, «se tomará como criterio principal para la clasificación para la Copa el porcentaje entre victorias y derrotas a 30 de enero, computando únicamente los partidos correspondientes a esa primera vuelta».

«Se propuso alargarlo para tratar de disputarla mayor cantidad de partidos posible; sabiendo que ya hay siete aplazados y seguramente se aplacen algunos más. Que los que se clasifiquen sea por partidos y no por porcentaje», explica Félix Hernández, presente, junto a Aniano Cabrera –ambos de manera telemática– en la Junta. «La ACB ha dado una lección de madurez y de compromiso con la competición, porque lo sencillo hubiera sido dejarlo todo como estaba», dijo igualmente el dirigente canarista. «Ahora toca buscar fechas y más fechas antes del 30 de enero», dijo en clave de futuro, resignándose a que «muchos clubes acabarán jugando cuatro partidos en apenas una semana, casi parecido a lo que a veces le toca a los clubes de Euroliga». Eso sí, el presidente del Canarias dejó claro que «hay que priorizar la salud de los jugadores», por lo que no existe «una obligación de encajar todos los encuentros pendientes».

Compartir el artículo

stats