Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ‘corriente’ arrasa con casi todo

El Lenovo ve cómo la Ventana le deja sin ocho de sus 13 jugadores l Nadie en ACB pierde tantos efectivos l Solo se quedan Huertas, Rodríguez, Smith, Todorovic y Doornekamp

Infografía con los ocho convocados del Lenovo Tenerife por sus respectivas selecciones nacionales. CBC

La brillante tercera plaza que ocupa el Lenovo Tenerife tras 11 jornadas de la ACB se ve refrendada por la convocatoria de ocho de sus jugadores para la Ventana FIBA de estos días. Mención con trampa, tanto porque Vidorreta se queda sin apenas efectivos con los que trabajar como por la exposición a posibles lesiones de sus internacionales.

Como si se hubiera dejado una ventana abierta y se volaran todos sus papeles. Así se puede sentir estos días Txus Vidorreta y el resto de su cuerpo técnico con motivo del parón para la disputa de partidos de selecciones. Hasta ocho de sus 13 jugadores dejan la Isla para afrontar, con sus respectivos equipos nacionales, la primera de las fases clasificatorias para la Copa del Mundo 2023. Ninguno de los otros 14 equipos de ACB expuestos a este requisito –están exentos los tres de una Euroliga que no se detiene– se queda tan mermado como el Lenovo Tenerife.

Lejos de ver como vuelan segundos espadas, el Lenovo se queda estos días sin la mayoría de sus actores principales. Para poner un ejemplo, cuatro de los habituales en el quinteto inicial (Fitipaldo, Salin, Wiltjer y Guerra) se quitan la elástica aurinegra durante más de una semana para enfundarse la de sus respectivas selecciones. La nómina de los llamados a filas la completan Shermadini, Sastre, Sulejmanovic y Borg. Por tanto, solo quedan en la isla cinco profesionales: Huertas y Doornekamp entre los de galones, más Sergio Rodríguez, así como Sean Smith. A ellos se añade Deki Todorovic, al que estas dos semanas –en condiciones normales– le hubieran venido de perlas para apurar la puesta a punto necesaria para su inminente regreso a las canchas. La ayuda de los vinculados, caso de Danilo Brnovic y Mark Ivankovic, servirá para paliar un tanto dichas deficiencias.

Y es que no va a poder disponer Vidorreta, al menos hasta el próximo martes (el sábado 4 visita al Manresa), de los jugadores necesarios para llevar a cabo en sus entrenamientos al menos un cinco contra cinco básico. Una merma que queda todavía más patente en la posición de pívot, ya que el cuadro canarista pierde en este parón a prácticamente todos sus interiores. Solo dispone el técnico vasco de Smith y un Doornekamp que puede realizar las funciones de cuatro. Es por ello que las sesiones que llevará a cabo el Lenovo en estos próximos días tendrán más una vertiente específica y física que técnico-táctica.

Vidorreta: «Por enviar tantos jugadores tenemos derecho a alguna compensación económica»

decoration

Pero más allá del contratiempo que le pueda suponer este parón –los que se quedan sí disfrutarán de un break tras haber jugado 16 partidos en 70 días–, por la mente de Txus Vidorreta también ronda otra preocupación mayúscula. Que todos sus seleccionables lleguen en condiciones físicas ideales. Un temor sustentado en reveses sufridos en anteriores ventanas. «Le he dicho a los jugadores que los enviamos perfectos, y que tienen que volver igual. Necesitamos que lo hagan», señalaba Txus, en cierto tono humorístico, tras el partido contra el Gran Canaria.

Luego, el bilbaíno cambió el tono con «una reflexión importante». «Estamos terceros en la liga y perdemos prácticamente diez días a ocho jugadores, cuando solo tenemos 13 más dos chavales. Eso significa que dejaremos de trabajar de forma colectiva», expresó el preparador canarista, que a continuación puso sobre la mesa el agravio comparativo que sufre su club. «Los dos equipos que tenemos por delante en la clasificación [Real Madrid y Barça] siguen trabajando, y el conjunto contra el que nos jugamos el primer puesto de grupo en la BCL [el MHP riesen], también sigue trabajando porque tiene siete americanos que no son internacionales, ni lo van a ser nunca», señaló de forma contundente.

Sabedor de que el apretado calendario no da opciones a un perjuicio menor, Vidorreta plantea otra alternativa. «Esto nos perjudica doblemente. Los clubes de nivel medio o de nivel medio-alto, como empezamos a ser nosotros, tenemos que empezar a pelear, porque somos los que estamos sosteniendo dos de las competiciones de la FIBA, y lo único que tenemos es riesgo, como ya se ha comprobado», comentó. «Creo que tenemos derecho a recibir compensaciones por ser equipos que aportamos tantos jugadores a las selecciones», añadió, para aclarar igualmente que se refería a «compensaciones económicas para disponer de más opciones de ser competitivos». «Insisto, que vengan como les mandamos, que se van perfectos», dijo como conclusión.

El Covid ‘salva’ al Río Breogán

El único de los clubes de la ACB que se salva de mandar jugadores a la Ventana FIBA es el Río Breogán. Los lucenses terían a tres citados, Trae Bell-Hanes, Dzanan Musa y Rasid Mahalbasic, pero todos ellos se han visto perjudicados de manera directa por el brote de Covid que ha afectado en las últimas fechas al conjunto preparado por Paco Olmos. En el otro lado de la moneda, el Valencia que se mueve en una situación muy similar a la del Lenovo. Hasta siete taronjas jugarán con sus selecciones, mientras que Bojan Dubljevic se cayó de la lista de Montenegro a causa de una dolencia en un tobillo. Con los lesionados que arrastra, Joan Peñarroya se queda sin efectivos para trabajar.

Compartir el artículo

stats