Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa | La resaca del derbi

Shermadini ya espera otro MVP

Los 41 créditos firmados por el georgiano contra el Gran Canaria son el mejor registro en las 11 primeras jornadas del campeonato

Shermadini. E. Cobos (ACBPHOTOS)

Al término de la primera parte Shermadini apenas acumulaba seis puntos y un rebote en los poco más de 10 minutos que estuvo sobre la pista. Una aportación un tanto discreta para el MVP de la pasada campaña, pero sí en consonancia con lo que había venido realizando el georgiano en las semanas posteriores a su lesión. La progresión parecía mantenerse lenta, pero segura.

Una mitad brutal.

En cambio, todo varió tras el descanso... pero a mejor. Gio se puso la capa de superhéroe y salió al rescate de un Lenovo Tenerife al que el Gran Canaria esta sabiendo poner en serios apuros (57-61). El georgiano fue solvente de espaldas al aro, fiable en los tiros libres y además sólido en el rebote de su aro para irse hasta los 13 créditos de valoración. La salvajada llegaría en el cuarto final, en el que fue clave al hacer 12 puntos (5/5 en tiros de dos y 2/3 en libres, coger cinco rebotes, provocarle la quinta falta a Pustovyi y ponerle tapón a la penetración de Ennis. En total, 18 de valoración en menos de siete minutos de ese periodo.

En muy poco tiempo.

Acabó Gio yéndose hasta los 41 créditos, su segunda mejor marca en los 220 partidos que acumula ya en la ACB. Solo un número por debajo de los 42 con los que también destrozó a los claretianos en el último derbi con público en las gradas, en diciembre de 2019. Todo en menos de 23 minutos de juego. Hasta en otras dos ocasiones, en la 16/17 y cuando militaba en el Andorra, Shermadini también fue capaz de alcanzar esos 41 créditos. Esas dos veces necesito mucho más tiempo para producir esas mismas cantidades.

Los demás, muy lejos.

Guarismos brutales que, como era previsible, no han sido superados por ningún otro jugador de esta jornada. Solo el duelo pendiente entre el Joventut y el Río Breogán –aplazado por un brote de covid en el cuadro lucense– evita que el georgiano haya sido condecorado ya como el MVP de la undécima jornada del curso. Solo se le acercó el nigeriano del Manresa, Chima Moneke, que en la derrota de los suyos frente al Murcia se fue hasta los 34 créditos gracias a sus 17 puntos y 16 rebotes.

Mejor marca de este curso.

De hecho, nadie en lo que se ha disputado de la Liga Endesa 21/22 se ha movido en estas cifras. Así, con sus prestaciones en el derbi, Shermadini supera el tope que habían establecido en la segunda jornada liguera su compañero Bruno Fitipaldo y el jugador del Barça Nikola Mirotic. Desde que Vitor Benite se fuera hasta los 43 de valoración en la fecha 34 del ejercicio 20/21 nadie lograba estos registros. Solo otros dos jugadores en toda la campaña pasada lo lograron. Birutis (42) y Meindl (44).

Es ‘segundo’ en valoración.

Con su exhibición en el duelo regional, Shermadini no solo ha recuperado su mejor versión, sino que se ha posicionado en los primeros lugares de algunas facetas estadísticas de esta ACB 21/22. Lo he hecho, todavía, de forma un tanto invisible. Y es que al haber disputado solo seis de las 11 jornadas el georgiano no llega todavía a la cantidad mínima exigida por la competición (la mitad más uno de los partidos), que en esta caso correspondería a 6,5 partidos.

Sin esta restricción, Gio sería ya el segundo jugador más valorado de la ACB gracias a sus 18,67 créditos de media. Solo el montenegrino del Valencia Basket, Bojan Dubljevic, los mejores con 20,3 de media. También sería el pívot del Lenovo Tenerife el jugador de toda la liga que más faltas recibe (el sábado fueron 10), con 5,16 por encuentro. Shermadini añade a sus estadísticas, por ahora, 13,5 puntos y seis rebotes.

Primer doble doble.

Gracias a sus 25 puntos y 10 rebotes, Shermadini firmó el sábado su primer doble-doble de la presente temporada, el segundo del Lenovo Tenerife tras el logrado por Julian Gamble (14+10) ante el Obradoiro. Pero es que Gio también recibió 10 faltas personales en lo que sería un triple doble de segundo grado, dado que los reales solo contabilizan (al margen de puntos y rebotes), asistencias, robos y tapones. Una estadística que ha estado al alcance de muy pocos jugadores en las casi cuatro décadas de historia de las que cuenta la ACB. El pasado curso, y pese a sus grandes cifras, Shermadini no alcanzó los dobles dígitos en tres apartados en ninguno de los encuentros disputados. Sí lo hizo en dos ocasiones en su primer curso como canarista, el 19/20. Entre todos sus clubes anteriores, el interior solo suma –con el Andorra– un lo que sería un triple-doble en caso de que se tuvieran en cuenta las faltas recibidas.

Compartir el artículo

stats