Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Canarias | La resaca de la Supercopa Endesa

Contra el Real Madrid el telón siempre se baja antes de tiempo

Cinco de las seis derrotas más recientes del Lenovo contra el club blanco han llegado tras un final en el que los de Vidorreta no han podido mantener su excelso nivel previo

30

Encuentro entre el Lenovo Tenerife y el Real Madrid Andrés Gutiérrez

En menos de dos años el Lenovo Tenerife se ha enfrentado al Real Madrid en seis ocasiones. Todas ellas saldadas con derrota independientemente de que fuera en Liga Endesa, Copa del Rey o Supercopa. Un balance demoledor que podría ser sintomático de la manifiesta superioridad blanca contra el cuadro de Txus Vidorreta. Pero nada más lejos de la realidad, porque el conjunto preparado por Pablo Laso solo ha podido hacer doblar la rodilla a los isleños en los minutos finales de esta serie de partidos. Concretamente así ha ocurrido en cinco de esta media docena de enfrentamientos, incluido el de las semifinales de la Supercopa Endesa 2021.

Mal en ataque.

En este último episodio, el Lenovo Tenerife tuvo en varias ocasiones contra las cuerdas al cuadro merengue. La ultima de ellas ya mediado el tercer periodo y con un 52-42. Pero entre que se precipitó en varias acciones en ataque y sufrió el aumento de intensidad defensiva de su rival, su sueño de jugar la final de la Supercopa ante su público se fue al garete. Desde ese momento, y hasta el 67-72 (antes del triple postrero de Salin), los números aurinegros en la parcela ofensiva fueron muy discretos: 4/10 en tiros de dos y 0/5 en triples, a lo que se añadieron seis pérdidas. Bagaje muy escaso que el Real Madrid no desaprovechó.

El sueño copero.

Un final ya conocido y casi calcado entre estos dos protagonistas. Acaeció por ejemplo en el último duelo entre ambos del pasado curso, un encuentro que se mantuvo igualado hasta el 64-65, ya dentro del cuarto periodo. Pero ahí apareció Carroll y el Canarias acabó sucumbiendo por 84-76. Más dolorosa todavía fue la derrota aurinegra en la semifinal de la Copa del Rey, cuando los laguneros llegaron a tener primero un +18 a muy poco del descanso (22-40) y un +8 ya en la segunda mitad, antes de recibir un parcial de 13-0 que resultó capital. Aquel día los isleños, maniatados en ataque, solo pudieron tirar cuatro triples en los últimos 19 minutos del encuentro. Este sábado fueron 2/9 en la segunda mitad.

Otra vez 10 arriba.

También en la 20/21 el Canarias se quedó con las ganas de tumbar en el Santiago Martín al Real Madrid. Fue el 2 de enero de este mismo año y, como hace solo un par de días, los de Vidorreta llegaron a disponer de una decena de tantos de renta con el choque ya bastante avanzado (66-56, 28’). Un parcial de 1-12 y el incremento en la intensidad defensiva merengue dejaron a los aurinegros en solo 13 puntos en el cuarto final (al que llegaron 72-70), para añadir otra derrota más en sus enfrentamientos particulares contra los de Laso (85-92).

Los triples de Llull.

Solo en la Supercopa de hace un año el Madrid dominó al Canarias casi de principio a fin (79-92). La única salvedad en medio de una saga de thrillers cuya primera entrega tuvo lugar el 5 de octubre de 2019, también con el recinto de Los Majuelos como escenario. En aquella ocasión los de Vidorreta llevaron la iniciativa en el electrónico durante bastantes minutos, con rentas cortas pero constantes: 52-47, 54-52, 61-56 y 67-65. La última de ellas a falta de tres minutos para la conclusión. Pero ahí, cuando más quemaba el balón, al Lenovo le temblaron las piernas, no así a Sergio Llull, que con dos triples mortales invirtió el signo del electrónico para el 71-76. Nació en ese momento lo que se ha convertido en una especie de maldición para el cuadro tinerfeño. Un sino que provoca, haga lo que haga este sobresaliente Canarias, que el telón de sus grandes escenificaciones contra el Real Madrid se baje siempre antes de lo deseado. Como consuelo, y viendo lo que le ocurrió ayer al Barça, en el vestuario canarista debería doler menos que esta fundida de plomos no tenga exclusividad.

Compartir el artículo

stats