Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Supercopa endesa 2021 | Semifinales

El Barça, por aplastamiento

Pese a una buena puesta en escena, un parcial de 24-5 en el primer cuarto sentencia a un Valencia que acusa en exceso sus bajas l En el club azulgrana anotan sus 12 jugadores

Brandon Davies lanza a canasta ante Víctor Claver.

Brandon Davies lanza a canasta ante Víctor Claver. ACBPHOTO

Apenas tres minutos duró ayer la incertidumbre en la primera semifinal de la Supercopa Endesa 2021. Fue el tiempo en el que Martin Hermannsson pudo comandar la pequeña insurrección de un diezmado Valencia (3-8). A partir de ahí, por intensidad, sensaciones y acierto, el Barça puso la directa a base de robar balones para sentenciar el choque, y por extensión su pase a la final, incluso antes de haber llegado al descanso (43-23, 18’).

Un aumento en sus prestaciones defensivas no solo le dio a los azulgranas para enmendar su flojo arranque sino que le sirvió también para cortocircuitar por completo a un adversario que tras un rosario de pérdidas (10 al final del primer acto) encajó un parcial de 16-0 (19-8) que apenas tuvo contestación. Ni con el obligado tiempo muerto de Joan Peñarroya, ni con un par de acciones interiores de Tobey (19-12). Y es que el Barça alargó su arreón hasta un 24-5 (27-13).

Sin apenas noticias exteriores de los taronjas desde el exterior (su primer tiro de tres fue el último del primer cuarto), fue de nuevo Tobey el que amagó con meter a los suyos en el partido, pero con una aportación coral y haciendo daño en las segundas opciones (siete rebotes ofensivos en 20 minutos) el cuadro de Jasikevicius elevó su renta hasta los 20 (43-23) frente a un rival que acusó su menor rotación de banquillo y se mostró muy poco acertado en el tiro: 1/7 en triples y 5/10 en libres.

Por si existiera alguna opción a la reacción valencianista, y tras el 45-28 del descanso, siete puntos seguidos de Mirotic (inédito en ataque hasta el intermedio) propiciaron un nuevo estirón para los catalanes (56-32). Con todo ya decidido, escasa incidencia tuvo el 4-12 del Valencia (60-44), menos aún cuando los culés devolvieron el golpe (entre acierto exterior y una zona 2-3) con un 10-0 para otro tope de diferencia entre ambos (70-44, 31’).

Superioridad manifiesta, y hasta medio gas para el Barça (ninguno de los jugadores de Jasikevicius pasó de los 20 minutos en pista), que convirtieron los últimos minutos del duelo en un mero trámite. Al menos el Valencia no le perdió la cara al choque, y ya liberado, evitó al menos que la sangría acabara siendo mayor.

Compartir el artículo

stats