El Lenovo Tenerife sigue con la inercia que marca su exigente calendario. El de esta noche ante Unicaja Málaga será su quinto partido en el corto espacio de tiempo de dos semanas, cuatro de ellos en solo ocho días. El rival de este domingo en el Santiago Martín (20:00 hora insular, #Vamos | Dial 8) no permite dudas. El Unicaja Málaga se ha repuesto desde la llegada al banquillo de Fotis Katsikaris (ha ganado cinco de sus siete últimos encuentros) y tiene jugadores de contrastada capacidad, a pesar de que las bajas lo han mermado en algunas posiciones. No estarán Carlos Suárez, que ya ha dicho adiós a la temporada, Yannick Nzosa, ni Gay Mekel. Están en el roster para este partidos los dos Pablos, Sánchez y Tamba, dos jóvenes que ya están en dinámica del primer equipo. Aún así, un conjunto como el malagueño, con su brillante juego exterior y jugadores contrastados en la zona, es muy peligroso, un equipo de zona playoff. Su octavo puesto actual, con un balance de 14/14, es más producto de su irregular primer tramo de temporada que de su conducta en estos últimos meses.

El Lenovo, por su parte, sigue respondiendo a la exigencia de ganar. Es lo que se necesita para mantener el tercer puesto, para el que rivaliza, hasta ahora de forma exitosa, con equipos de Euroliga, como el Baskonia, que ya está a una sola victoria de distancia.

El Lenovo ya ganó a Unicaja en la primera vuelta en el Martín Carpena (79-86); pero fue en otras circunstancias, especialmente para el rival, que después de eso ha cambiado en sentido positivo. Tiene otro entrenador y ha introducido modificaciones en su plantilla. Aquel fue uno de los partidos que ayudó a consolidar a los de Vidorreta entre los mejores, algo que ahora todos los rivales en la Liga contemplan con naturalidad.

El técnico bilbaíno, que gestiona esfuerzos y estados de forma, tratando de llegar con capacidad para competir al mejor nivel en los dos desenlaces que le quedan por afrontar, tendrá la posibilidad de hacer debutar esta noche a la última incorporación, el escolta Charles Jenkins, que dará un respiro a una plantilla muy saturada de partidos, de viajes, de esfuerzos en definitiva, y que se siente en la obligación de defender su puesto de privilegio guardando fuerzas, al mismo tiempo, para acometer en dos semanas el asalto al título de BCL.

Una plantilla de lujo.

El Unicaja no ha sido protagonista esta temporada, a pesar de su notable papel en la fase final de la Copa del Rey en Madrid, pero tiene una plantilla de categoría. Calidad y capacidad de anotación desde el base, con Jaime Fernández o Alberto Díaz, además del citado Gay Mekel. Muchos puntos en el perímetro con tiradores de nivel contrastado como Darío Brizuela, Francis Alonso, Adam Waczynski y Axel Bouteille, la calidad al 4 de Tim Abromaitis, sobradamente conocido por estos pagos, o de Deon Thomas (26 de valoración en la ida); y el poder interior del citado Thomas o de Rubén Guerrero, forman un equipo respetable, que lucha por afianzarse en una zona de competición que le es muy familiar, la de playoff por el título, aunque su futuro en Europa parece garantizado en Eurocup.