La lesión de Spencer Butterfield y su capacidad para simultanear con Bruno Fitipaldo están permitiendo que aflore, al menos en los cuatro últimos partido de la Liga Endesa, la versión más productiva de Marcelinho Huertas. El brasileño está asistiendo como siempre, pero ahora, además, mira a canasta más que nunca.

El pasado sábado Marcelinho Huertas acabó el duelo contra el Real Betis anotando solo nueve puntos, pero en cambio de sus manos salieron, hacia sus compañeros, 13 pases que acabaron dentro del aro. Más de una docena de asistencias que añadieron, de manera indirecta, 33 puntos en la producción del base paulista. Es solo un ejemplo más de lo que, en Liga Endesa, viene haciendo recientemente el director de orquesta aurinegro.

Números sobresalientes.

Así, desde el duelo liguero contra el Obradoiro (incluyendo los choques frente al Murcia y el Valencia) Huertas viene promediando ¡40 puntos por encuentro! Ya sea anotando él mismo, bien asistiendo, o incluso capturando algún que otro rebote que acaba siendo canasta en la acción inmediatamente posterior. Por un lado la capacidad para simultanear en pista con Fitipaldo y por el otro la lesión de Butterfield han permitido que el brasileño destape su lado más ofensivo.

De los mejores anotadores.

Promedia Marce, en 25 encuentros de Liga Endesa este curso, 13,4 puntos, cerca de su mejor marca en la ACB (14,5 de su año en Bilbao), lo que le convierten en el decimotercero en la lista de máximos anotadores de la temporada. Pero es que en estos cuatro choques más recientes su media se dispara hasta los 18 tantos, incluyendo los 26 que le hizo al Murcia, su segunda mejor marca (a solo un punto de su tope) en los 537 encuentros ligueros que ha jugado desde que llegó a España.

Sus beneficiarios.

El elevar sus guarismos de cara al aro contrario pasan, en parte, por la cantidad de veces que los rivales vienen negando la continuación en el 2x2 que tan bien ejecuta el brasileño, al que no le tiembla el pulso para resolver él mismo con su particular tiro a la pata coja. Aún así, en los cuatro últimos partidos fueron 10 las veces que Huertas logró conectar con Shermadini y el georgiano pudo producir algún punto, en total 19. En tres ocasiones (seis puntos) ocurrió lo mismo con Guerra. Aún así, el mayor beneficiado, en puntos anotados, fue Salin, que convirtió 21 puntos gracias a siete triples.

Una impronta brutal.

En total, de las manos de Huertas (incluyendo tres canastas tras rebotes previos del base) han salido 160 de los 365 puntos que ha convertido en ACB el Lenovo Tenerife desde el 28 de febrero. Eso significa el 43,83% del total. Un guarismo ya superlativo y que se agranda todavía más si se contabilizan únicamente los tantos anotados por los aurinegros en los 115 minutos que el paulista ha estado en cancha. Ese registro queda en 264 puntos, de los que Marce es culpable en un 60,61%.

La primera vuelta.

En este lapso de tiempo Huertas viene promediando 18 puntos (25/45 en tiros de dos, 4/8 en triples y 10/11 en libres), 8,5 asistencias (ya es el mejor de toda la competición) y 2,25 rebotes para 20,25 de valoración. Unas cifras que el brasileño tratará de prolongar en el choque de esta tarde. Su mejor argumento, repetir los números del partido de la primera vuelta. Ahí Marce acabó con 21 puntos y seis asistencias, que se tradujeron en otros 13 tantos más, ocho de ellos de Shermadini, dos de Salin y tres de Cavanaugh. Hoy, con tantas bajas, el Lenovo necesita de la versión más arrolladora de Huertas.

Camino de repetir trofeo.

Esos buenos guarismos que viene haciendo Huertas le han consolidado, además, en el liderato del trofeo a Mejor Jugador Latinoamericano, galardón que otorga la Agencia EFE y que el base paulista ya ganó el pasado año. El brasileño es líder destacado con 103 puntos, 35 más que el cubano del Burgos, Jasiel Rivero. Otro canarista, Bruno Fitipaldo, es noveno.

Por encima de 60 puntos en dos ocasiones

Esos 40 puntos que viene fabricando de media Huertas en este tramo liguero se quedan, sin embargo, muy lejos de dos actuaciones descollantes que tuvo el brasileño el pasado curso, pasando en ambas de los 60. Lo hizo primero en la visita al Zaragoza, anotando 22 tantos y repartiendo 17 asistencias (combinación nunca vista en la historia de la ACB) de las que el Canarias convirtió otros 43 tantos gracias a nueve triples, seis canastas de dos y cuatro libres. Apenas 18 días después, Marce alcanzó los 25 puntos contra el Joventut además y repartió 16 asistencias (seis triples y diez de dos) para otros 38. En total 63 de los 96 que el cuadro canarista convirtió ese día, el último de un partido de ACB en el que hubo afición en la grada del Santiago Martín.