Apenas unas horas antes de partir con su equipo hacia Madrid para la disputa de la Copa del Rey, el nombre de Fran Guerra apareció oficialmente en la lista de 13 jugadores que el seleccionador Sergio Scariolo dio a conocer para la última Ventana de clasificación para el Eurobasket 2022. Una cita que se disputará los días 19 y 21 en Gliwice (Polonia) y en la que España, ya clasificada, se las verá contra los anfitriones e Israel. Convocatoria más que evidente a tenor del rendimiento del pívot canarista, que ayer se mostraba “muy ilusionado por la llamada de Scariolo”. “El trabajo y el sacrificio de cada día me han dado esta recompensa; iré a dar lo mejor de mí”, reconocía.

Antes de que la noticia fuera oficial Guerra no podía esconder que defender la camiseta de la selección era “una ilusión” que tenía “desde pequeño”. “Una meta que me puse, pero sabiendo que no es fácil porque hay muchos buenos jugadores en España”, comenta con los pies en el suelo, pero sobre todo, sabiendo cuáles son sus prioridades. “Me alegra, pero ahora mismo es algo que no tengo en mente porque el jueves [por mañana] jugamos la Copa, quiero apartarlo estos días y dar lo mejor en la Copa; paso a paso”, deja claro. A partir del lunes 15 Fran volverá a enfundarse la elástica rojigualda, aquella que ya vistió en edad de formación y con la que incluso fue partícipe de un bronce en el Europeo Sub 20 en 2012. “Fueron muchos años en los que no veía que pudiera ir de nuevo”, admite Guerra. No bajar los brazos, pese a que por momentos contó con todos los condimentos para ello, ha hecho posible su regreso.