Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

El análisis del recorrido del Tour 2023

La carrera apuesta por el perfil más montañoso de los últimos años y con el menor número de kilómetros en cualquier modalidad de contrarreloj

Tadej Pogacar y Jonas Vingegaard, camino de Peyregudes. Le Tour

Si hay un Tour que se puede considerar como diferente es el que se ha presentado este jueves en París. Quizá este desproporcionado: el que tiene más montaña y el que reúne menos kilómetros de contrarreloj. Nunca, al menos en los tiempos contemporáneos, se habían subido tantas cumbres y en todas las cordilleras del denominado Hexágono francés y nunca tampoco se había programado una etapa de increíble dureza al sexto día de competición. Analicemos el recorrido en sus aspectos más significativos.

Histórica salida del País Vasco

La Gran Vía de la capital vizcaína acogerá el 1 de julio la primera llegada del Tour 2023 en lo que significará la segunda vez que la prueba parte del País Vasco, después de haberlo hecho de San Sebastián en 1992, en una histórica e inolvidable contrarreloj que ganó, cómo no, Miguel Induráin. Las tres capitales vascas serán protagonistas de la carrera puesto que la segunda etapa partirá de Vitoria para llegar a Donostia. Y ojo porque no será una jornada para velocistas puesto que antes de acabar al lado de la playa de la Concha los corredores afrontarán toda la dureza de Jaizkibel, quizá la montaña más ciclista en tierras guipuzcoanas.

Cinco cordilleras y 30 puertos

Los Pirineos ya llegan a la sexta etapa. Entre el Marie Blanque y al día siguiente el Aspin y nada menos que el Tourmalet, la carrera puede quedar ya muy definida cuando todavía no se habrá cumplido una semana de competición. Nunca antes se había apostado tan pronto por los 'monumentos' pirenaicos. El riesgo es que muchos favoritos queden eliminados a las primeras de cambio, aunque, ni mucho menos acabará allí la dureza montañosa. Nunca, al menos en los tiempos contemporáneos, el Tour había pasado por 30 puertos entre segunda, primera y categoría especial. Y nunca, tampoco, la prueba había estado tanto tiempo en los Alpes, con un total de seis días y 13 cimas.

Solo 22 kilómetros de contrarreloj

Es fácil imaginar, cuando se presenten los recorridos de la mayoría de vueltas de una semana, que no lo tendrán difícil para superar al Tour en número de kilómetros contrarreloj. Casi resulta irrisorio que la gran cita ciclista anual solo disponga de 22 kilómetros en una modalidad llamada contrarreloj que parece condenada a muerte. Está muy desproporcionado si se tiene en cuenta la brutalidad de tiempo que los corredores se pasarán escalando montañas. Y, por si fuera poco, la 'crono' que figura en el guion de la carrera es más bien una cronoescalada, en los Alpes, con una subida a la Cota de Domancy, de las que quitan el hipo a los ciclistas, y donde Bernard Hinault reventó en 1980 el Mundial de ciclismo. En 2015, solo hubo 13 kilómetros de contrarreloj individual pero, en cambio, se programó una por equipos de 22.

El reencuentro con la historia

Tal como ya adelantó El Periódico, del grupo Prensa Ibérica, el Puy de Dôme, la perla del Macizo Central, el volcán de Francia, regresa a la carrera después de 35 años de ausencia, entre obras y problemas ecológicos y burocráticos. Lo hace en homenaje a Raymond Poulidor, en recuerdo a Jacques Anquetil, con la siempre leyenda presente de Eddy Merckx, en una edición en la que también se homenajearán a Luis Ocaña y a Laurent Fignon. Como anécdota, la última etapa partirá del Velódromo Nacional de Francia y será curioso ver cómo supera un pelotón de al menos 140 ciclistas (si se considera la media de abandonos habitual) el tránsito por una pista ovalada.

2,3 millones en premios

El próximo Tour otorgará 2,3 millones de euros de premios a los ciclistas, de los cuales 500.000 corresponderán al ciclista que llegue de amarillo a París para reemplazar a Jonas Vingegaard, siempre que el ciclista danés no se proponga ganar la carrera por segundo año consecutivo. Merece especial consideración el número de bonificaciones que se otorgarán: en cada etapa, excepto la contrarreloj, habrá 10, 6 y 4 segundos extras para los tres primeros, pero también se recompensará, como sucede últimamente, el tránsito por los puertos de montaña con 8, 5 y 2 segundos para los que pasen primero.

Figuras y ausencias

Es muy pronto para definir a los participantes de la próxima ronda francesa pero prácticamente está asegurado el duelo entre Vingegaard y Tadej Pogacar si ambos vuelven a llegar en forma. Las opciones españolas volverán a pasar por la figura de Enric Mas, potenciado tras la segunda plaza en la Vuelta y por el sensacional fin de campaña. Queda por ver si Egan Bernal, ganador en 2019, se ha recuperado del tremendo accidente que sufrió en febrero y de la decisión final que tome el campeón del mundo y ganador de la Vuelta, Remco Evenepoel, que en principio parece decidido a sacrificar el Tour en beneficio del Giro. La próxima ronda francesa podría suponer el debut del ciclista granadino y campeón de España Carlos Rodríguez. La otra perla española, Juan Ayuso, debería reservarse para la Vuelta puesto que su equipo, el UAE, se empleará a fondo con Pogacar.

Compartir el artículo

stats