Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Mundiales de natación de Budapest

Andrea Fuentes explica su heroico rescate: “No pensé, me dije tienes que sacarla y hacerla respirar”

La imagen de la actual seleccionadora de EEUU y exmedallista olímpica española da la vuelta al mundo tras salvar a su pupila Anita Álvarez

Momento en el que Andrea Fuentes lleva a la superficie a Anita Álvarez. EFE

Andrea Fuentes se ha convertido en una de las protagonistas de los Mundiales de natación de Budapest. Su imagen lanzándose a la piscina para rescatar a su pupila Anita Álvarez, cuando esta había perdido el conocimiento tras concluir su ejerció en la final del solo libre de natación artística, ha dado la vuelta al mundo. Fue heroína en contra de su voluntad y durante las últimas horas se ha convertido en la invitada obligada en las televisiones y emisoras de todo el planeta para explicar las sensaciones que la asaltaron en una situación tan dramática.

“En ese momento no pensé, simplemente me dije tienes que llegar lo más rápido que puedas, sacarla a superficie y hacer que respire", explicó este jueves Andrea Fuentes, feliz porque todo quedó en un susto y Anita Álvarez, de 25 años, se encuentra en buenas condiciones, descansando y con ganas de competir, aunque pendiente de lo que decidan los médicos de la federación.

Todo sucedió en cuestión de segundos. Anita Álvarez puso final a su ejercicio en el solo libre, y cuando se detuvo la música, en lugar de abandonar la piscina, se hundió en el agua. Sus compañeros de equipo, presentes en la grada, pasaron de jalear su actuación a quedarse perplejos ante lo que sucedía. La propia Andrea Fuentes se dio cuenta rápidamente de que algo no iba bien, porque no es la primera vez queÁlvarez sufre un desvanecimiento en el agua. En la ejecución de sus ejercicios, las nadadoras muchas veces van exigidas al máximo, sobre todo cuando realizan apneas. “Los deportistas buscamos el límite del cuerpo y a veces lo encontramos”, explicó Fuentes a los micrófonos de El Larguero de la SER tras una jornada con las pulsaciones disparadas. La actual seleccionadora estadounidense se colgó dos platas olímpicas en Pekín 2008 y una plata y un bronce en Londres 2012 en su etapa de deportista con la selección española.

Gritos y bofetadas

Fuentes intentó llamar la atención de los socorristas para que se lanzaran al agua. Pero al ver que no reaccionaban, no lo dudó y se lanzó al agua para rescatarla. “Solo pensaba que no llegara al fondo. Veía cómo se iba hundiendo y nadé lo más rápido que pude, incluso más que cuando gané medalla olímpica”, recordó este jueves. “La ropa me pesaba un montón, pero logré llevarla a la superficie con la ayuda de un auxiliar y la sacamos de la piscina”.

Las asistencias médicas llegaron con rapidez y la llevaron al centro médico anexo a la piscina, mientras Andrea Fuentes intentaba hacerla reaccionar. "Intenté despertarla de todas las maneras, con gritos, con bofetadas y luego ya con el equipo médico la hicimos una maniobra que consiste en apretar muy fuerte la uña del dedo pequeño, porque es un punto que activa la adrenalina y así se despertó de golpe y empezó a gritar ¡Me estáis haciendo daño!. Entonces pensé. Vale, ya está", pensó Fuentes.

Después de descansar durante toda la noche, la nadadora estadounidense se encuentra bien y se ha dejado ver durante la jornada junto al resto de sus compañeras de selección en el hotel, aunque la decisión de si volverá al agua para competir la tomará Fuentes junto al resto del equipo técnico en función de cómo evolucione en estas próximas horas. “Ella dice que está bien, pero esperemos a ver qué dicen los médicos”.

Compartir el artículo

stats