Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Moyá catapulta a Nadal

El catorce veces ganador en Roland Garros suma en París su octavo título de Grand Slam desde que el número uno se incorporara a su equipo a finales de 2016, tras dos años en blanco

De izquierda a derecha, Marc López, Francis Roig, Rafael Nadal, Carlos Moyá y Rafa Maymó. / RAFA NADAL ACADEMY

Después de dos años para olvidar, sin duda los peores en la carrera de Rafa Nadal, 2015 y 2016, Carlos Moyá se unía el 17 de diciembre de este último año al equipo de Toni Nadal y Francis Roig como miembro del cuerpo técnico del tenista. Aunque su entrada se produjo sin excesivo ruido, todo apuntaba, como el tiempo ha demostrado, que la llegada del número uno en 1999 y campeón de Roland Garros en 1998 se realizó con el objetivo de preparar el relevo a Toni Nadal. El balance no puede ser más positivo. Cinco años y medio después de su ingreso, Nadal suma ocho títulos de Grand Slam: cinco Roland Garros, dos US Open y un Australia.   

Moyá, diez años mayor que Nadal, ha aportado tranquilidad y la complicidad que faltaba con su tío. Y en la pista se ha visto a otro jugador, más agresivo, mejorando prácticamente todos su golpes, sobre todo el servicio y el revés cruzado. Su mayor agresividad, para intentar acortar los puntos, se traduce en una volea más efectiva. Como dice el sueco Mats Wilander, tres veces ganador en París y comentarista de Eurosport, "Nadal es mejor jugador ahora que hace diez años".

La llegada de Moyá se produjo después de los dos años más irregulares en la carrera del tenista de Manacor. Por primera vez se quedó sin alzar ningún título de Grand Slam. Su balance en los grandes en 2015 fue cuartos en Australia y Roland Garros -en la primera derrota ante Djokovic en París-, dieciseisavos en el US Open y segunda ronda en Wimbledon. Tras caer ante el jamaicano Dustin Brown, Toni Nadal se sinceró: "A día de hoy es preocupante. Hay que tomar la decisión de hacer algún cambio en el juego y recuperar la alegría en su tenis". Ganador de tres torneos menores -Buenos Aires, Stuttgart y Hamburgo-, 2016 no fue mejor. Un año marcado por la lesión en la muñeca derecha que le obligó a retirarse antes de jugar la tercera ronda de Roland Garros.

Su eliminación en primera ronda de Australia ante Fernando Verdasco fue un indicativo de lo que esperaba. Renuncia a Wimbledon y cae en octavos del US Open, con Montecarlo y Godó como único botín. De nuevo Toni Nadal habla de la posibilidad de que algo se mueva: "Si se tiene que hacer un cambio, se tiene que hacer. Entiendo que en el mundo del deporte lo que va por delante son los resultados".

Dos meses después de la incorporación de Moyá, el tío del tenista revela en una web italiana que 2017 iba a ser su último año con su sobrino. "Cada año que pasa decido menos, llegaremos al punto de que ya no decida nada". 

Los resultados en el primer año de Moyá en el equipo son sorprendentes: finalista en Australia al perder ante Federer en cinco sets, campeón en Roland Garros y US Open, además de Montecarlo, Godó y Pekín. Había regresado el mejor Nadal. Al año siguiente repite título en París y alcanza las semifinales en Wimbledon y US Open, además de levantar el trofeo en Montecarlo, Godó, Madrid y Pekín. Había vuelto el Nadal más competitivo. Y lo corroboraría en 2019, repitiendo título en Roland Garros y sumando su cuarto US Open, con final en Australia y semifinal en Wimbledon. Acabó el año como número uno. Tras un 2020 conquistando el Roland Garros de la pandemia, por tercera vez en su carrera se quedó en blanco en 2021, en otro año marcado por las lesiones. Pero Nadal ha vuelto a resurgir en 2022 de la mano de su entrenador y amigo Carlos Moyá.

Compartir el artículo

stats