Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juegos Olímpicos de Invierno

El COI llega en plena guerra por los Juegos Olímpicos

Su presidente, Thomas Bach, aterriza este miércoles en Madrid y su homólogo en España, Alejandro Blanco, sigue enfrentado a Aragón en una candidatura que se le ha ido de las manos

El presidente del COE, Alejandro Blanco, la semana pasada. KIKO HUESCA

Hace tiempo que la candidatura para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 entre Aragón y Cataluña ha dejado de ser un proyecto deportivo. Los tejemanejes, en público y en privado, que se han conocido (y los que quedan) del Comité Olímpico Español (COE) y su presidente, Alejandro Blanco, con los representantes de Cataluña en este proyecto y, por contra, su aparente enfrentamiento cuerpo a cuerpo con todo lo que diga Aragón al respecto y su presidente, Javier Lambán, han derivado en una apuesta política alejada del fair play que debería predominar en toda contienda deportiva.

El espíritu olímpico que llaman parece diluirse en medio del fuego cruzado al que, obligatoriamente, habrá que dar una tregua esta semana. Salir de la trinchera al menos para recibir al máximo dirigente del organismo que a la postre debería conceder esos Juegos a España. El alemán Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), llega a Madrid el próximo miércoles y Blanco lo recibirá en medio del disparate que tiene montado.

Se supone, según aseguró el propio presidente del COE hace unas semanas, que no puede marcharse de Madrid sin saber si España presentará o no candidatura para 2030. Pero si esa es su voluntad, lo cierto es que la tiene hecha unos zorros. Precocinada desde hace tiempo, por lo mucho que se parece a la que tenía previamente diseñada Cataluña antes de aparecer Aragón a escena, pero aún cruda y, en ocasiones contaminada a base de improperios mutuos.

Aragón entró en el proyecto a petición del Gobierno central de un Pedro Sánchez al que Lambán ya ha instado a "poner orden" en el COE y que, a estas alturas de la contienda, parece ser el único interlocutor válido para él. Mientras, se ha encargado en los últimos días de aglutinar apoyos de cara a lanzar, también esta semana, la última ofensiva para seguir dentro de la candidatura. Aunque desde la DGA aseguraron ayer que no se sabe aún el día de la semana en que se remitirá esa propuesta.

Blanco empezó el mes de mayo refriéndose a esta visita de Bach al asegurar que había que definir si había candidatura antes del 20 de mayo. Luego llegó un representante del COI y afirmó que no existía tal plazo. Un traspiés que tampoco ha servido para que el COE enderece su candidatura.

Pero Bach llega con la buena onda que genera conocer que el Premio Princesa de Asturias de los Deportes recae este año en el equipo olímpico de refugiados y para firmar un memorándum para crear espacios que favorezcan la participación de estos en el deporte, además de visitar el Centro Deportivo Alejandro Blanco de Getafe, primer polideportivo para refugiados del mundo.

Tiempo tendrán de hablar de lo que ocurre con la candidatura española, a la que sus rivales –Sapporo, Salt Lake City y Vancouver–, ya le sacan ventaja al haber sido inspeccionadas por enviados del COI, mientras el COE, por contra, solo ha podido anular en dos ocasiones su visita. Eso, a un año de la fecha clave para elegir sede, en mayo de 2023 en Bombay (India), complica las cosas, pero esto es deporte y, como en política, hasta el último minuto hay partido.

Compartir el artículo

stats