Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

La legislación actual impide a Djokovic jugar en Estados Unidos y Canadá

El tenista serbio no cumple ningún requisito que autorice su entrada en Norteamérica al no estar vacunado.

Novak Djokovic.

Novak Djokovic, como persona no vacunada contra el coronavirus, tiene muy complicado disputar la temporada estadounidense de tenis, debido a las medidas de inmigración que impone Estados Unidos y que difícilmente se suavizarán mientras la pandemia no dé un respiro mundial. Si se le aplican al número uno del tenis mundial las normas que rigen para todos los viajeros extranjeros que quieren entrar en el país, en estos momentos no podría disputar los Masters 1.000 de Indian Wells, Miami, Cincinnati y, sobre todo, el US Open, el único Grand Slam que se le escapó la temporada pasada.

Tal como ha adelantado el 'New York Times' a Djokovic difícilmente se le otorgaría una exención, al no reunir las exigentes medidas norteamericanas que solicita a los extranjeros sin vacunar para entrar al país: que sean menores de 18 años, que presenten un certificado médico asegurando que no pueden ser inmunizados o que no haya podido tener acceso a la inoculación, tres condiciones que no cumple el tenista serbio.

Los torneos amenazados son los que se disputan esta primavera, los Masters 1000 de Indian Wells, en California, que ha ganado en cinco ocasiones, y el de Miami, en Florida, que cuenta con seis victorias de 'Nole'. Curiosamente, en 2020 no participó en ninguno de los dos. Se ausentó de Miami por "razones familiares" y de Indian Wells por cansancio, ya que el torneo se jugó en otoño tras el aplazamiento de sus fechas habituales de marzo por la pandemia.

Actualmente los viajeros extranjeros solo pueden entrar en Estados Unidos si han recibido la pauta completa de vacunación 14 días antes de iniciar el viaje. Además, deben presentar una prueba viral contra el covid 19, un antígeno o una PCR, con resultado negativo que se haya realizado el día anterior a la salida del vuelo. Todo el revuelo ocasionado en Australia, al margen del capítulo final todavía no escrito, tampoco ayuda a Djokovic. Así lo entiende el 'New York Times'.

Al margen de los Masters 1000 el principal problema, siempre y cuando no cambie de aquí al verano la situación pandémica, lo tendrá Djokovic para participar en el US Open, el último Grand Slam de la temporada y el único título que se le escapó el año pasado tras ganar en Australia, París y Londres. El tenista serbio cayó en Nueva York por un triple 6-4 ante el ruso Daniil Medvedev, número dos del mundo. Este año la final se disputa en un día muy señalado para los neoyorquinos, el 11 de septiembre, conmemoración de la caída de las Torres Gemelas.

El panorama no mejora para Djokovic en Canadá, el otro país norteamericano con Masters 1.000 a la vista. El torneo que ha ganado cuatro veces se intercala entre Toronto y Montreal. Este año tendrá como sede la ciudad de habla francesa. Será en agosto. Canadá, actualmente, solo permite la entrada a extranjeros totalmente vacunados.

En los Masters 1.000 y los dos Grand Slams europeos (Roland Garros y Wimbledon) la condición para Djokovic parece algo más saludable. No deberá tener ningún problema en Madrid, debido a las suaves restricciones de la Comunidad y al hecho de que Feliciano López, director del torneo, ha sido uno de los tenistas que más lo está apoyando. En cambio, el Masters 1000 de Roma ya ha anunciado que los tenistas no vacunados sí podrán competir aunque lo harán sin poder salir del hotel asignado salvo para entrenar y jugar.

En Francia todo dependerá de lo que suceda en las elecciones presidenciales de abril, aunque no le ayuda el hecho de que el presidente Emmanuel Macron dijese hace unos días en una entrevista que tenía la intención de "joder" a los no vacunados. Y lo que ocurra en Francia será la señal de loo que pase en el Principado de Mónaco, donde se celebra el Masters de Montecarlo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no quiso pronunciarse el lunes cuando le preguntaron sobre si Djokovic podría acudir a Wimbledon 2022, el templo de la hierba. Actualmente, de no cambiar la normativa y a no ser que se le dispense alguna exención especial, Djokovic para jugar en Inglaterra debería viajar desde París a Londres, al terminar su participación en Roland Garros ya que tendría estar aislado 10 días en territorio del Reino Unido, con dos PCR, una al segundo día de estancia y otro al octavo, antes de poder disponer del derecho a circular libremente por el país. Con un par de pinchazos en el brazo arreglaría su futuro como tenista.

Compartir el artículo

stats