Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Supercopa endesa 2021 | Final

El Real Madrid levanta 19 puntos para reeditar el título

La gran aportación de Llull y Poirier permite al cuadro blanco darle la vuelta a un 62-43 y sumar su cuarto entorchado seguido

30

Final de la Supercopa Endesa Andrés Gutiérrez

A este Real Madrid no se le puede dar por muerto. En una vuelta de tuerca a lo que ya fue capaz de hacer en las semifinales frente al Lenovo Tenerife, el conjunto de Pablo Laso protagonizó ayer una remontada épica para doblegar al Barça y acabar llevándose su cuarta Supercopa consecutiva. Los blancos fueron casi siempre a remolque de su rival (46-40 al descanso) y vieron los azulgranas prácticamente sentenciaron la contienda demasiado pronto: 63-44 primero (25’) y 69-52 algo después (28’). Pero lejos de rendirse, se encomendó a Llull para ir arañando poco a poco su desventaja para decidir finalmente a su favor desde el tiro libre ante adversario colapsado.

Acertado en el triple, el Barça llevó la delantera desde el inicio (18-12) en un primer cuarto de mucho ritmo y en el que el Madrid también respondió desde el perímetro (22-22). Gracias a la primera puesta en escena de Llull los blancos llegaron a tomar la delantera (23-24) y aguantaron en partido cuando los culés amagaron con romperlo (35-34).

Más fresco tras no haberse exprimido en semis, los de Jasikevicius le imprimieron un punto más de intensidad al choque y en el cuerpo a cuerpo sacaron tajada desde el tiro libre para alcanzar un 46-37 al filo del descanso. La tendencia se hizo más patente a la vuelta de vestuarios gracias al liderazgo de Mirotic (ocho puntos), todo lo contrario de un Tavares desconocido (59-42). La ventaja tocó techo con el 63-44 tras un parcial de 24-5.

Laso movió ficha y tiró de Poirier y Llull (63-50), pero los azulgranas parecieron empeñados en sentenciar gracias al rebote ofensivo (69-52). Momento crítico para los blancos que atenuó el citado Llull con 11 puntos casi seguidos para dar esperanza a los blancos con diez minutos por jugarse (71-62).

Jugadores y técnicos del Real Madrid celebran el título logrado ayer en Los Majuelos. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Sin nada que perder, la escuadra blanca dio continuidad a su recuperación con el escolta de Mahón vestido de héroe y con Poirier dominando las alturas (79-74). El Barça aguantó como pudo con la aportación de Higgins, pero acabó –como le ocurriera al Lenovo apenas unas horas antes– cortocircuitado ante el deseo e intensidad atrás de su oponente. Negado en ataque (2/11 en triples en el último cuarto) solo Davies fue capaz de anotar para los de Jasikevicius. Insuficiente para un Madrid lanzado y muy vertical que acabó sentenciando desde el tiro libre y llevándose un triunfo que parecía una quimera apenas unos minutos antes.

Laso: «El corazón es innegociable»

El técnico del Real Madrid, Pablo Laso, explicó que su equipo se impuso al Barça gracias al «corazón y a no dejar de creer», aspectos «innegociables» en la filosofía del técnico blanco. Laso destacó «el altísimo nivel defensivo del grupo» y la buena integración de los fichajes, que han sido capaces de ayudar pese a llevar, en algunos casos, dos semanas en la dinámica del club. «Para mí todos los jugadores de la plantilla son muy necesarios, sin la aportación de Eli Ndiaye, que salió un minuto y medio, no hubiéramos ganado el título», aportó. «La fuerza del grupo es lo importante», añadió el preparador vasco.

Compartir el artículo

stats