Por primera vez desde que se instauró la norma de la presencia de un número mínimo de cupos en ACB, el CB Canarias se vio ayer condicionado. Así ante las ausencia de Dani Díez -sigue con sus problemas de espalda y ni acudió al pabellón-, y las consabidas bajas de Dejan Todorovic y Santi Yusta, Txus Vidorreta se vio obligado a realizar contra el Real Betis una convocatoria de 11 jugadores, número para el que se requieren al menos tres cupos y no los cuatro como sucede si se dispone de 12 baloncestistas en el acta.

De esta manera, los cupos contra el Real Betis fueron Sergio Rodríguez, Fran Guerra y Álex López, si bien el lagunero no saltó a la pista. De esta manera, para cumplir con la normativa el sacrificado -en detrimento de Spencer Butterfield, el otro descartado el miércoles contra el Dinamo Sassari- volvió a ser el griego Georgios Bogris, cuyo futuro como blanquiazul parece tener los días contados. La otra alternativa de la que había tirado recientemente el preparador vasco, la de tirar del vinculado Danilo Brnovic, no pudo materializarse esta jornada ya que el alero compitió el sábado con el RC Náutico en el estreno de la Liga EBA y no llegó a tiempo de regreso a la Isla.