Al haber sido descalificado Txus Vidorreta por dos técnicas, fue Marco Justo el que compareció en la sala de prensa del Palau. El ayudante del Iberostar destacó la capacidad de lucha del conjunto lagunero para no bajar los brazos. "Como otras veces aquí, empezamos muy bien, con mucha fluidez en ataque y encontrando ventajas, pero una vez el Barça ha podido imponer su estado físico y su intensidad, nos ha sacado un poco. Sin embargo, hemos sido capaces de volver como hacemos casi siempre, y hemos luchado hasta el final", dijo el grancanario a modo de resumen.

No escondió Justo que el Iberostar sufrió mucho con "la presión" que el Barça hizo "en todo momento", en algunas ocasiones "llegando al límite", algo que, reconoció "te saca de timming en todo el juego", admitiendo igualmente que su rival supo poner mucha atención para tapar la "producción de Salin y Butterfield". "Pero independientemente de eso, hemos vuelto al partido tras estar 13 abajo", añadió, recalcando que "ante un rival así, con todo lo que exige tanto detrás como delante, poder recuperar desventajas de más de 10 puntos cuesta mucho".

Por último, Justo no se mostró nada conforme con las dos técnicas que supusieron la descalificación de su jefe. "La primera fue doble con Saras, pero la segunda se la pitan por pedir una falta, creo que de una forma bastante normal si la comparamos con otras formas de protestar", explicó el preparador aurinegro.