El Tenerife tiene en su mano la posibilidad de presentarse en la última jornada de Liga siendo un candidato más a jugar la promoción de ascenso. Para ello necesita derrotar hoy al Lugo. "Todo pasa por ganar", apuntó ayer Rubén Baraja sin olvidar que su equipo dependería luego de un último triunfo y de resultados de terceros para alcanzar ese objetivo. De momento, para la plantilla blanquiazul ya es un gran aliciente verse en esa pugna. "Nos genera una gran ilusión estar ahí hasta el final", añadió el técnico después de la sesión de trabajo que supervisó en El Mundialito.

El vallisoletano afirmó que la actual situación del Tenerife es "consecuencia de la insistencia" y del propósito de "mejorar y superar barreras", fórmula que volverá a aplicar para tratar de derrotar al Lugo. "Si conseguimos los tres puntos, tendremos opciones hasta la última fecha, y eso siempre te da posibilidades porque se están dando resultados extraños", dijo antes de advertir de que "no será fácil", ya que el Tenerife dependería de otros resultados. "Pero tenemos la ilusión de pelear hasta el final; es el premio a mucho trabajo".

Teniendo en cuenta que el rival también necesita vencer, en su caso para evitar el descenso, Baraja confesó que espera "un partido de grandes emociones y de mucha dificultad". Por tal motivo, destacó la conveniencia de que su equipo sea capaz de "sobrellevar este tipo de situaciones", igual que en los encuentros disputados desde que se reanudó la competición. "Ellos se juegan muchísimo, pero nosotros también lo haremos", comentó Baraja sobre un adversario que "sumó 8 de los 12 últimos puntos", coincidiendo con la llegada al banquillo de Juanfran García. "Respetamos mucho al rival".

Dentro de las claves del partido, Baraja se detuvo en la fortaleza del Lugo en la estrategia ofensiva. "En este momento, con la llegada del nuevo entrenador, ha recuperado la confianza, siempre está vivo en los partidos y crea peligro en cualquier acción a balón parado".

También remarcó la actitud que están mostrando los futbolistas rojiblancos. "Están jugando al límite en cada partido", avisó. "Por la necesidad que tiene, el Lugo es un equipo peligroso y aunque se exponga más, está más cerca de la portería rival. Está asumiendo riesgos y eso le está llevando a poder sacar buenos resultados. Ellos creen que pueden lograr la salvación y nosotros creemos que podemos ganar para mantenernos ahí, así que espero un bonito espectáculo, un gran partido y que podamos superarlos para lograr los tres puntos", finalizó Rubén Baraja.