La historia reciente del Tenerife le ha puesto retos en el camino del tipo del que tiene esta tarde en El Sardinero, aunque lo importante son los puntos. Unos los ha superado y otros permanecen. Son rivales, campos, partidos en los que el equipo blanquiazul encuentra dificultades sistemáticamente. Así le ha sucedido hasta ahora cuando visita a un equipo dirigido por José Luis Oltra, al que no ha conseguido ganar a domicilio, en las siete oportunidades que tuvo de hacerlo.

El total de enfrentamientos del entrenador valenciano con el Tenerife, antes y después de sus dos estancias en la Isla, es de 14 partidos, todos en Segunda División, y el balance le resulta muy favorable. Sus equipos, que han sido seis diferentes, le han ganando nueve veces a los blanquiazules, repartieron los puntos en tres ocasiones y solo dos veces ganó el Tenerife con Oltra en el otro banquillo, ambas en el Heliodoro Rodríguez López. La primera vez fue en el descuento del Tenerife-Ciudad de Murcia de la 2006/07, con un gol de Ángel Rodríguez, que se estaba estrenando como blanquiazul. La otra derrota de Oltra en la Isla fue con el Córdoba (2-0).

Hay otras citas en esta historia de enfrentamientos que dejaron añadidos importantes. Sin ir más lejos, la última vez que el técnico valenciano se midió a uno de los equipos de su vida fue en Los Cármenes, hace dos años, cuando dirigía al Granada. Enfrente estaba José Luis Martí, que esa misma noche fue destituido tras la derrota blanquiazul por 2-1.

Extremadura, precedente. El Tenerife se ha enfrentado recientemente a otros "nunca". El referente más cercano fue en Almendralejo, esta misma temporada. En ese feudo no había ganando nunca el conjunto insular, pero firmó un partido completísimo y acabó con el mal precedente. Se impuso 2-4 en la que todavía es la única victoria foránea en la etapa de Rubén Baraja. Hay estigmas históricos que acabaron cayendo, como el balance en las visitas al Rico Pérez, donde de la mano de Álvaro Cervera, logró su primer victoria liguera a domicilio sobre el Hércules y tumbó un gafe histórico ante un rival con el que los blanquiazules se han medido en más de 30 ocasiones. Lo mismo sucedió en El Arcángel de Córdoba, donde sigue sin ganar en Liga, pero ya lo hizo en Copa del Rey (1-4) , en septiembre de 2017. Pero si hay un precedente realmente trascendente es el de la primera y única victoria en el Montilivi de Girona, en 2009, la que confirmó el ascenso con el propio Oltra en el banquillo del que hoy será su rival. Es el momento de saltar otra barrera.