Habrá público antes de que finalice la presente temporada 2019/2020. Esa es la previsión que tiene el Consejo Superior de Deportes, que desde ayer es el órgano encargado de tomar la "última decisión" sobre la presencia de público en las gradas de los estadios de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. Su titular, Irene Lozano, decidirá cuándo se reabren las puertas de los recintos futbolísticos, y lo hará tras una obligatoria consulta con LaLiga, las comunidades autónomas y el ministerio de Sanidad. Este es el contenido del Real Decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

LaLiga comenzará mañana en Sevilla sin espectadores, cumpliendo protocolo vigente. Hoy (19:00) se juega medio partido entre Rayo y Albacete, sin público, pero por decisión del Comité de Competición. El Gobierno evita así que las comunidades autónomas tengan la facultad de modificar el protocolo vigente, y deja sin efecto la posibilidad de que en unos estadios haya espectadores en las mismas que fechas que en otros esté prohibida su presencia. Para tal fin, el Ejecutivo aprobó ayer que las medidas correspondientes a la "prevención" de las ligas profesionales de fútbol y baloncesto recaerá en el CSD, que deberá consultarlas.

Polémica zanjada. El Gobierno zanjó así la pretensión de varios presidentes de clubes, entre ellos se ha significado de manera especial Miguel Ángel Ramírez, y de LaLiga, Javier Tebas, que se han mostrado favorables a la presencia de los aficionados en los estadios de fútbol "donde se pueda" en función de la evolución de la desescalada, teoría a la que se mostró contrario el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.

Tres en el Heliodoro. Aunque el ministro Illa fue cauto al manifestar que como "se tiene que jugar en las mismas condiciones"; finalmente "será el CSD el que tomará una decisión al respecto conforme vaya evolucionando la pandemia", el cálculo que maneja el CSD es que haya cambios en la situación en los últimos días del presente mes de junio. La primera jornada con un aforo limitado, de un 30%, sería la 33ª en Primera y la 37ª en Segunda. En esa fecha, el Tenerife recibe en el Heliodoro al Deportivo. Todavía, antes de acabar la Liga, por el estadio deben pasar Zaragoza y Lugo. En los tres encuentros podría haber público. Fuera, el equipo de Baraja jugaría a puerta cerrada en Fuenlabrada, Santander y Cádiz, y se reencontraría con gente en las gradas de Almería, Alcorcón y Soria.

La teoría de Lozano. Irene Lozano hace valer su planteamiento. Después de las palabras de Ramírez asegurando que habría público en el Las Palmas-Girona de este sábado, la presidenta del CSD replicó diciendo que sería "imposible". "Me extraña que después de todo ese esfuerzo para acompasar los entrenamientos, ahora en los últimos 100 metros venga alguien como si la competición no la hicieran todos. Si no estamos todos en la misma fase de la desescalada es radicalmente imposible que haya público en unos estadios y en otros no", aseveró, y su tesis se ha impuesto.