En la reunión se aprobó postergar "dos meses la convocatoria de elecciones", prevista para el 4 de abril. Se pretende evitar "federaciones en funciones" que no puedan hacer "nada", aclara Marcelino. "Empezar -el curso 20/21- con todos los presidentes nuevos en julio o agosto va a ser imposible", como era su propósito. "Hay que calcular unos cuatro meses -desde la convocatoria-. Para septiembre octubre, en caso de que todo vaya bien, ya tendríamos quiénes son los presidentes de la Regional y de las insulares".