Sin público in situ, pero con un perjuicio menor para el aficionado canarista. Una vez se ha conocido la obligatoriedad de disputar a puerta cerrada el duelo del sábado entre el Herbalife Gran Canaria y el Iberostar Tenerife (19:30, Gran Canaria Arena), la entidad claretiana ha aclarado, por medio de su presidente Enrique Moreno, que devolverá "el importe de las entradas" ya compradas para este compromiso. Así lo reconoció el máximo responsable de la entidad amarilla en el programa Archipiélago Deportes de RNE. Posteriormente, el club grancanario emitió una nota oficial en la que especificaba que todo aquel implicado en este posible reembolso debería remitir un correo electrónico a la dirección reclamaciones@cbgrancanaria.net .

"Ya había más de 250 personas que habían confirmado sus asistencia e incluso entre los clubes ya habíamos acordado un paquete de entradas a las peñas como solemos hacer todos los años, pero ante una situación tan extrema no queda otra que colaborar con las decisiones de las autoridades sanitarias", comenta el presidente del club aurinegro, Félix Hernández, que también califica esta situación como "una faena". "Sobre todo para el Granca en lo económico, pero esperemos que esto sirva para no extender el virus", comenta al respecto.

"A los que han comprado la entrada se les reintegrará el dinero. Tratamos de evitar los mayores perjuicios posibles, pero no nos queda otra que cumplir con lo que nos manda el gobierno y, de paso, ayudar a combatir, con todas las medidas preventivas posibles la crisis del coronavirus", ha señalado por su parte Moreno.

Hernández también fue cuestionado por las sensaciones que vive su equipo en estos últimos días (se encuentra fuera de la Isla desde el sábado pasado) en relación con el coronavirus. "Ya empezaron el viaje con mucha intranquilidad porque sabían que iban a un lugar que era uno de los focos más importantes de España, pero ahora, en Bélgica, quizá ya estén un poco más tranquilos", especifica el dirigente canarista, para admitir igualmente que "quizá los jugadores extranjeros hayan sido los más temerosos", pero "los consejos e información directa de los servicios médicos del club" ha evitado un mayor alarmismo.

Además del riesgo vírico, Félix también resalta la necesidad de ganar en este segundo encuentro de la eliminatoria de Champions contra el Oostende. "Si perdemos tendremos que volver a jugar el próximo martes en casa, y a puerta cerrada, y después el jueves en Murcia, con lo que ello supone en el plano físico", añadió el presidente aurinegro.