Cuco Ziganda no ve a su equipo colapsado tras caer de lleno al descenso -a cinco puntos de la permanencia- y aboga por mantener la soltura que mostró en la segunda mitad ante el Lugo para derrotar al Tenerife, algo para lo que sigue planteando "pequeños cambios que puedan hacer mucho". El entrenador del Real Oviedo recuerda que "los procesos llevan su tiempo" y que quiere "dar con la tecla para automatizar dos o tres pautas".

Su intención es ver un Oviedo "más sólido en defensa y resolutivo en ataque", aunque no se muestra descontento del todo con la versión de los suyos en el Anxo Carro, donde se quedaron sin los puntos, lo único importante para el técnico. "El equipo concedió muy poco en Lugo y la estrategia se defendió bien excepto la jugada del gol. Hay que jugar así los 90 minutos, sin que sea necesario un golpe para reaccionar", ha matizado pidiendo vivir "con la mayor naturalidad posible" la situación clasificatoria. "En la situación del equipo pensar en la tabla te lastra", ha añadido confirmando que hará pocos cambios y que el portero Andrij Lunin está recuperado y podrá estar en el once. Sobre el Tenerife, aseguró que "tiene alternativas" y que no da "muchas vueltas" a cómo va a jugar.