Pese a no haber competido el pasado fin de semana, tras la caída del primer equipo del Valencia

Visto así, sí. Ahora mismo, en esta posición (15º), estaríamos salvados. Hemos aprovechado la semana de parón para realizar alguna actividad diferente. El grupo sigue trabajando a tope, las chicas van asimilando conceptos y mejorando por día.

Desde su llegada hasta ahora, ¿qué diferencias ha percibido en el grupo?

Principalmente, la seriedad. Estamos aumentando la intensidad. Yo soy muy serio y exigente; no dejo pasar nada y no negocio el trabajo. Valoro mucho la constancia. En una liga como esta, las jugadoras deben ser conscientes de que a aquí (por el Pablos Abril) se viene a trabajar. Con el paso de las semanas, he notado que en las dos horas trabajamos desde el minuto cero al 120.

¿Se encontró con una plantilla bien confeccionada?

Sí. Es más, creo que había talento como para que el equipo estuviera mejor clasificado. No obstante, cuando llegué vi muy desmotivadas a las chicas. Desde primer momento dije que había nivel como para salvar la categoría.

Usted, acostumbrado a trabajar con cantera, ¿cómo afronta un reto con jugadoras ya en edad sénior?

La verdad es que cambia mucho; sin embargo, ese bagaje me permite mirar hacia las categorías inferiores. Es más, este fin de semana, contra el Granada, convocaremos a tres jugadoras del filial. Me he encontrado con muchas jugadoras que antes no estaban contando con opciones, y tienen nivel para jugar en la Reto Iberdrola. Futbolistas como Hari o Iratxe están aportando muchísimo.

¿Considera la del Tacuense una apuesta demasiado arriesgada para usted?

Bueno, si se puede considerar riesgo, es algo que teníamos pensado. Ya nos habíamos planteado viajar al extranjero en busca de nuevos retos; no obstante, surgió esta posibilidad y, aun sabiendo que era un reto mayúsculo, no lo dudamos y aceptamos. Cuando llegamos, ya habían pasado cuatro entrenadores y el equipo, antes de enfrentarnos al primero -Santa Teresa- estaba a nueve puntos de la permanencia -ahora está a tres-. Era un reto personal y así me lo tomé. Ahora estamos a un paso de salir de esta zona. Ahora competimos de tú a tú contra todos los equipos; hemos tenido posibilidades contra todos los rivales a los que nos hemos enfrentado.

¿Ha decaído en algún momento?

Bueno, he de decir que nos hizo mucho daño el partido contra Cáceres. Habíamos dominado e íbamos ganando hasta el minuto 87; un minuto después ya íbamos perdiendo. Ahí, las fuerzas flaquean; fue un golpe bajo. Si hubiéramos sido capaces de ganar ese partido, estaríamos fuera de los dos puestos de abajo. Pese al efecto demoledor de ese resultado, el equipo siempre ha confiado y las capitanas siempre van a muerte con el equipo. Todas piensan que esto se sacará adelante, y eso da mucha fuerza. Que las chicas confíen en ti es fundamental para conseguir el objetivo.

Este domingo se enfrentan al mejor equipo de las últimas cinco jornadas, el Granada

No obviamos la dificultad, pero le he dicho a mis jugadoras que vamos a por el partido, a por los tres puntos. El Granada es un equipo muy bien trabajado; tácticamente me gusta mucho el equipo y es uno de los mejores de toda la categoría. De tres o cuatro temporadas para acá, creo que se merece el ascenso a Primera Iberdrola. Me he basado en la motivación de mis futbolistas y les he hecho ver que hemos tenido opciones ante todos los equipos. Tenemos poco que perder y mucho que ganar; cualquier cosa que sea puntuar, sería muy positiva. Empero, primero, tenemos que hacernos fuertes en casa.

Imagino que la idea es la de no depender de la carambola con el Valencia.

Así es. No queremos esperar por terceros y salir por méritos propios de los dos puestos de abajo.

¿Y si no se consigue?

Sea como sea, pero queremos salvarnos. En todos los equipos en los que he estado, con la ayuda de las jugadoras, he conseguido los objetivos. Sé que se conseguirá sí o sí, porque el equipo está fuerte y va a más.

¿Se plantea alargar su estancia en el Tacuense más allá de esta temporada?

Bueno, yo voy trabajando día a día. Me han contratado para trabajar y salvar al equipo, que es mi máximo objetivo y en lo único que estoy enfocado. El cuerpo técnico trabaja a destajo. Llevamos casi dos meses y no hemos tenido tiempo ni para ver la Isla; solo nos dedicamos a trabajar para salvar al equipo. Estamos muy contentos con la acogida que nos habéis brindado. Dios dirá lo que pasará cuando termine la temporada.