Mensajero y Tenerife tienen en común, aparte de su cruce en la Copa, la necesidad de mejorar en Liga, unos en Tercera y otros en Segunda A. "Los dos sabemos que nuestra lucha es otra", recuerda Ángel Sánchez, entrenador del equipo palmero. "Pero no renunciamos a nada, porque en el fútbol no hay nada escrito", añade el grancanario. "Trataremos de salir a competir, explotando al máximo nuestras virtudes y minimizando los defectos", apunta el técnico, esperando que su rival no tenga "un día acertado".