Satisfecho con la victoria de las suyas, pero sabedor de que el debe del Clarinos ayer fue demasiado amplio. "Nos relajamos, bajamos nuestro nivel competitivo, ellas lo subieron y nos metieron en su locura de partido, con muchas manos y mucha agresividad. Nos costó volver al final, pero lo que importa es acabar ganando y se logró", señaló el técnico del cuadro lagunero sobre la sucedido ante el Al-Qázeres, destacando igualmente la labor, en e tramo final, del Iva Brkic, una "veterana que sabe lo que debe hacer y que tiene las tablas para liderar al equipo". "No podemos pedir nada más... Un equipo nuevo, que apenas se conoce, con solo tres semanas de pretemporada, y como está la categoría, es un buen inicio para el club...", valoró el técnico a nivel global.

A la hora de hablar de los aspectos a mejorar, García pone encima de la mesa "la salida de presión y el balance defensivo, sobre todo de las interiores, a las que les cuesta llegar atrás". Una deficiencia, la de las pívots, argumentada porque solo "son tres", pero "también mental". "Debemos ser mucho más duras para competir, y eso es algo que lo deben entender las que estaban el año pasado en Liga 2, y la que vienen de Liga 1. "Tengo miedo de que no seamos capaces de solventar ese problema", dijo sobre la gran cantidad de pérdidas cometidas a la hora de subir el balón. "Todo el mundo ve partidos y todo el mundo nos va a presionar porque llevamos dos encuentros pasándolo muy mal; ahora no queda otra que mejorar, y tenemos tiempo para ello", añadió.