Desde el 27 de mayo de 2018 no jugaba un partido de Liga Adrián Ortolá. El portero elegido por Aritz López Garai para el estreno liguero ante el Zaragoza puso fin en La Romareda a un largo ostracismo. "Estoy contento y tranquilo con el debut después de tanto tiempo sin jugar. Es verdad que estar ahí te da confianza, y más después de mi año anterior, pero yo vengo a ayudar", afirmaba ayer en rueda de prensa.

Este fin de semana llega su segundo reto, el estreno ante la afición blanquiazul. El profesional alicantino desveló que la plantilla prefería "disputar el primer partido en casa, ante nuestra gente, pero no pudo ser. Ahora esperamos que vengan con muchas ganas". Para ello, recordaba que las prestaciones del equipo en tierras aragonesas fueron satisfactorias, pese al resultado. "El equipo jugó bien y tuvimos ocasiones de gol, aunque no entraron. Pero estamos seguros de que lo harán y, además, es síntoma de que estamos haciendo las cosas bien porque generamos esas situaciones", explicaba Ortolá quien considera que el resultado "no reflejó el buen trabajo realizado". No obstante, sostiene que el equipo está "en una buena línea".

Entre otras razones, esgrimió que "se está viendo que tenemos una identidad que ha traído el míster. Creemos en esa línea y seguiremos sin dudar en ningún momento". Por eso, cree que hay que seguir apostando por "la salida del balón y la creación. Tendremos el balón y muchas ocasiones de esa manera".

Con respecto al partido de este domingo contra el Numancia advirtió que "los partidos duran 90 minutos y en Segunda es difícil ganarlos en el minuto 40. Hay que tener paciencia y centrarnos en nosotros mismos".

La ayuda de Dani

Dani Hernández, dueño de la portería del Tenerife desde enero de 2015, fue suplente por decisión técnica por primera vez desde entonces. Solo algún partido ya intrascendente de final de temporada y sus ausencias internacionales le habían apartado de la titularidad. Sin embargo, el hispanovenezolano se lo ha tomado con deportividad. "Desde el primer día me dijo que me ayudaría en lo que necesitara y así ha sido", cuenta Ortolá.